Results tagged ‘ robin ventura ’

Vergonzoso desempeño

Durante toda la temporada, el bullpen de los Medias Blancas se ha encargado de regresarnos a la realidad cada vez que la ilusión y la aspiración de competir por un puesto en la postemporada irrumpe en nuestra coraza de mesura y objetividad.

Lo hecho por el staff de relevo de este equipo el domingo fue otra muestra de ello, pero una horrible, una que a cualquiera le arrebata el aliento y le rompe el corazón, así como cualquier halo de esperanza.

En el tercer encuentro de la serie de tres, ante los Mellizos de Minnesota, el bullpen de los Medias Blancas mostró su peor cara, y vaya que en esta temporada ya habíamos visto unas bastante malas. Pero lo del domingo no tiene parangón.

Los apagafuegos de Chicago permitieron 15 carreras y 18 hits cuatro entradas de labor, arruinando otra buena actuación de José Quintana y la posibilidad del triunfo del equipo, que buscaba ganar su tercera serie de forma consecutiva y mejorar su récord a 55-57. Pero que va, el bullpen volvió a arruinar el momento.

Esa fue apenas la tercera vez en la historia de la franquicia que el bullpen permite 15 carreras en un juego, las dos primeras fueron en 1923 y en 1936.

Lamentablemente este último descalabro del equipo no debe ser una sorpresa, aunque su magnitud pueda rebasar cualquier escenario previsto.

El cuerpo de relevo de los Medias Blancas ha sido uno de los más deficientes de esta temporada, en Grandes Ligas -quinto peor en efectividad 4.33-. Su inconsistencia ha sido tal que el manager del equipo, Robin Ventura, no ha contar con roles definidos por muchos períodos, aunque las lesiones también han afectado, pero no es excusa.

Dentro del bullpen del equipo no ha habido ni de cerca lanzadores infalibles, pese a que por momento, muy cortos, pareciera uno que otro, pero solo como una ilusión.

En un primer momento el problema era el descontrol, la incapacidad para dominar la zona de strike y atacar a los bateadores, algo que se ha mejorado, pero no del todo. El equipo es el que más bases por bolas ha dado en esta campaña en las mayores (175). Junto a esa incapacidad de tirar strike estuvo y ha estado presente la incompetencia para preservar las ventajas del equipo, dejando escapar al menos 17 de ellas, lo que se refleja en los 17 blown saves que acumula y que son la tercera mayor cantidad en Grandes Ligas, en este 2014.

Además, el equipo ha perdido 12 juegos luego de estar ganando por dos carreras o más luego del sexto inning, incluyendo tres cuando han tenido ventaja de cuatro en el octavo episodio.

Mostrando tan solo esas dos estadísticas, para no abrumarlos con el torrente de cifras que muestran lo nefasto del bullpen de los Medias Blancas, que por cierto también es el que más hombres permite que se le embasen por inning (1.48-WHIP) en la temporada, es fácil darse cuenta del por qué este bullpen genera desconfianza cada vez que entra en acción y del por qué este equipo no está en una mejor posición de la que se encuentra actualmente, cuarto en la División Central de la Liga Americana, con récord de 54-58, a nueve juegos de los Tigres de Detroit y a cinco encuentros y medio de los Azulejos de Toronto, en la lucha por el comodín.

Lamentablemente, el bullpen sigue siendo un trabajo en proceso.

José Quintana se puso los pantalones

Esta semana en medio de la cadena de cinco derrotas que tenían los Medias Blancas, el manager del equipo, Robin Ventura, arengó a sus peloteros invitándolos a tomar la responsabilidad de la situación y a dar un paso adelante para salir de ella.

Fue en ese momento en el que Ventura dijo: “necesitamos ponernos los pantalones”. Fue ahí cuando entonces el zurdo colombiano, José Quintana, salió al frente y, sin mucho escándalo, tomó la batuta el liderazgo.

El zurdo primero frenó a los Orioles de Baltimore, para cortar esa cadena de derrotas del equipo, y luego maniató a los Azulejos de Toronto, para darle a los Medias Blancas su tercer triunfo en la serie de cuatro ante los Azulejos de Toronto.

En las dos presentaciones que tuvo en la semana, Quintana acumuló 14 entradas, en las que solo aceptó nueve hits y una carrera, ponchó a 14 y dio cinco bases por bolas. Además se llevó la victorias en ambas presentaciones.

Ese trabajo combinado del colombiano debe servirle para ser considerado para la distinción al mejor pelotero de la semana, en la Liga Americana. Un premio que podría ganar por primera vez en su carrera.

Sin embargo, y más allá de ser nombrado para esa distinción, el zurdo demostró una vez más, como lo ha hecho desde su debut en Grandes Ligas, el 7 de mayo del 2012, su aplomó y capacidad para salirle al frente a las adversidades y darle la oportunidad al equipo de ganar, en cada una de sus presentaciones.

La consistencia y actitud de Quintana son sus principales virtudes como lanzador, junto, obviamente, con su talento para lanzar strike. Esa cualidades lo han llevado a ser uno de los líderes en el pitcheo de los Medias Blancas y por tanto uno de los pitchers más confiables del equipo. Esta semana lo volvió a demostrar.

 

El mito de la culpa ofensiva

Los Medias Blancas han perdido cuatro juegos consecutivos y han caído en la peor marca de la campaña. Por primera vez, el conjunto del sur de Chicago tiene seis juegos por debajo de la marca de .500.

Ante el pobre desempeño del equipo que dirige Robin Ventura ya hay muchos señalando culpables y responsables, pero hay que ser honestos, jugar a ser jueces en estos momentos tampoco es muy responsable, así como echarle la culpa de todo a un área u otra del equipo.

Lamentablemente, los Medias Blancas han sido un conjunto irregular durante todo lo que va de temporada. Cuando el equipo ha bateado, y bien que lo ha hecho durante la mayor parte de la campaña, el pitcheo no ha estado presente y viceversa.

Entre quienes quieren un culpable hay los que señalan a la ofensiva del equipo como la responsable del mal momento que se vive, solo porque el equipo, en las ocho derrotas que tienen en los últimos diez juegos, ha hecho 35 carreras, bateando solo para .245.

Sin embargo, repasemos que la ofensiva de los Medias Blancas a lo largo de la temperada es la quinta con más carrera producidas en la Liga Americana, con 333; además es la cuarta con más encuentros de cuatro o más carreras, con 43, y es sexta en carrera por juego, con un promedio de 4.38.

¿Cómo entonces echarle la culpa a una ofensiva que está entre las más productivas de la liga?

Muchos se olvidan que para esta temporada una de las bases en las cuales estaba sustentada el éxito del equipo era el pitcheo, pero tras 76 juegos el staff de pitcheo ha dejado una gran deuda pendiente y es ahí por lo que el equipo no ha encontrado regularidad en la campaña.

El pitcheo de los Medias Blancas ha tenido esporádicos tiempos de consistencia.

El staff de lanzadores de Chicago registra la segunda peor en efectividad (4.39) y whip (1.42) de la Liga Americana, es el que más bases por bolas tiene (289). Además en 47 juegos han aceptado cuatro o más anotaciones, ubicando en el tercer lugar en lado negativo de ese departamento. Todo eso ha creado una bomba de tiempo para los Medias Blancas que poco a poco ha comenzado a explotar sin que se haya encontrado la manera de detenerla.

Poniendo esos números en contextos nos damos cuenta que mientras que la ofensiva, una de las más productivas de la liga, registra un promedio de 4.38 carreras por juegos, el pitcheo concede 4.39.

En otra comparación tenemos que mientras que el equipo acumula 43 juegos de cuatro o más carreras producidas por la ofensiva, el pitcheo tiene 47 juegos de cuatro o más carreras permitidas.

¿Se entiende el punto ahora?

Sí, exacto. Es el pitcheo el que ha defraudado en lo que va de campaña. La ofensiva ha hecho su trabajo, claro que uno quisiera que todos los días se hicieran diez o doce carreras, pero eso es vivir en un mundo imaginario, porque la ofensiva es una de las áreas más variantes del béisbol, es por ello que aún cuando se falla en siete de diez veces todavía se dice que es bueno, sobresaliente.

Así que no todo es culpa de la ofensiva, dejemos el mito creado por la repugnante actuación ofensiva del equipo en el 2013.

La inyección de Adam Eaton

El manager de los Medias Blancas de Chicago,, Robin Ventura, criticó hace unos días la falta de energía y entusiasmos de algunos de sus peloteros, en la derrota del equipo, el domingo, ante los Cascabeles de Arizona.

Lo de Ventura más que un reclamo fue un llamado de atención para los integrantes de un equipo que en lo que va de temporada se ha mantenido jugando a un buen nivel y con una buena intensidad.

En nuestro entender, lo que intentó de hacer el estratega fue dar el ejemplo y parar de entrar cualquier vicio que se le puede pegar a los jóvenes peloteros de los Medias Blancas.

Es cierto, que al no contar con la presencia de Adam Eaton en la alineación el equipo pierde un poco intensidad, pero ese es debido a la propia personalidad de Eaton, quien es un jugador que corre cada conexión a máxima velocidad, que siempre está insatisfecho cuando las cosas no le salen de la forma esperada y que no pierde tiempo para ser él la bujía del equipo.

Al no contar con él a diario el equipo pierde todo eso, además de su aporte y producción en el juego, que es sin duda lo más significativo.

La ausencia de Eaton se ha hecho mucho más notable en el tope de la alineación de los Medias Blancas, donde el conjunto no ha encontrado a un reemplazo que si quiera se le acerque al standard mínimo de producción y aporte.

Mientras que Eaton tiene promedio ofensivo de .276, con .363 de porcentaje de embasado, además de cinco dobles, un triple, un jonrón, 14 carreras anotadas y 20 anotadas, como primer bate del equipo; los otros jugadores -Marcus Semien (2), Gordon Beckham (3), Alejandro De Aza (6), Jordan Danks (3) y Leury García (1)- que han estado en su posición durante su ausencia registran de forma combinada una producción -si así se le puede llamar- de .200 de average, con un porcentaje de embasado de .233, con un doble, un triple y un jonrón, además de cinco anotadas y 13 impulsadas.

Esa situación, sin embargo, puede cambiar el próximo fin de semana, con el regreso ya a la acción de Eaton, quien probablemente mañana ya esté jugando en las menores para poner su swing a tono para el regreso.

Los Medias Blancas necesitan tener en su alineación, a diario, a Eaton, ya que con él el equipo tiene una actitud mucho más combativa, por la capacidad que tiene el jardinero central de cambiar el ritmo del juego con sus habilidades.

Alex Ríos tiene una semana ausente

Los Medias Blancas de Chicago salieron de Arizona el miércoles con las algunas incertidumbres menores, pero que no se quisieran tener antes de comenzar la temporada.

Las molestias en la parte baja de la espalda de Alex Ríos, quien viene de ser el mejor jugador del equipo en el 2012, no son motivos para despreocuparse, aun cuando tanto el jardinero, como el manager, Robin Ventura, coincidan en que no es nada de mayor importancia y que eso no afectará la presencia del puertorriqueño en el line up del Opening Day.

Sin embargo, cuando se está a las puertas de iniciar una temporada, en la que se tendrá que batallar de principio a fin con los rivales de la división para alcanzar la oportunidad de avanzar a la postemporada, tu no quieres tener ese tipo inconvenientes, menos en uno de los peloteros en los que reposa la mayor esperanza del equipo.

La peor parte de esta situación no es la lesión en sí, que como han dicho Ríos y Ventura, no es algo de mayor importancia, sino la ausencia de juego y la posible pérdida en el ritmo que venía tomando el jardinero durante las últimas semanas de la pretemporada.

Pero así es el beisbol y entre lo malo, quizás lo bueno es que aún faltan tres días para que arranque la campaña y que hoy Ríos, quien no juega desde el pasado viernes, tendrá otra evaluación y otra oportunidad de ver en qué condición está su espalda. Si se encuentra bien lo veremos jugando ante los Cerveceros de Milwaukee, en los de juegos de exhibición que tienen los Medias Blancas con ellos entre hoy y mañana.

Arrancamos el spring y … ¿Será Chris Sale el pitcher del Opening Day?

Glendale, Arizona.- ¿Qué tal amigos? Llegó el momento de quitarnos el frío y de comenzar a entrar en calor para lo que será la temporada 2013 de los Medias Blancas de Chicago.

 

A partir de hoy, iniciamos nuestra tercera campaña llevándoles las informaciones, datos, detalles, estadísticas, análisis y anécdotas de los ChiSox.

 

Y qué mejor sitio para arrancar con esto que aquí en Glendale, Arizona, desde el corazón del complejo primaveral de los Medias Blancas, que como toda primavera se refugian en el Camelback Ranch, para comenzar la temporada a todo dar.

 

Para no distraerlos muchos iniciemos de una vez hablando del equipo.

 

Durante el tiempo que hemos tenido aquí en Arizona hemos tenido la oportunidad de ver a todos los muchachos de la novena, que como de costumbres en esta época del año andan relajados, confiados y alegres.

 

Quizás la mayor interrogante en estos momentos es saber quién será el pitcher designado por el manager, Robin Ventura, para abrir el encuentro inaugural, el primero de abril, en Chicago, frente a los Reales de Kansas City.

 

Aunque Robin todavía no ha anunciado su decisión, la cual seguramente ya tiene tomada, pero que no quiere revelar esperando a que todas sus piezas encajen en su sitio, no creemos que haya mayor sorpresa. Debe ser Chris Sale el hombre designado por el estratega para ese partido del Opening Day.

 

El zurdo ha estado trabajando en buen ritmo y de manera consistente durante este spring training, en el que el pasado lunes se convirtió en el primer iniciador del equipo en completar cinco entradas. Sus pitcheos han estado efectivos y ha tenido control de ellos, más allá de que hoy haya sido bateado por la ofensiva de los Atléticos de Oakland, que le conectaron siete hits y le fabricaron cinco carreras.

 

No debe haber discusión en cuanto a que es Sale el as de la rotación de los Medias Blancas, secundado por Jake Peavy, a quien también hemos visto bien, y Gavin Floyd. Es por ello que consideramos debe ser él quien tenga el honor de iniciar la temporada por los Medias Blancas.

 

De todas maneras todavía queda tiempo. Mientras tanto no creo que Sale se esté preocupando mucho, por eso, lo importante es que tenga una buena campaña.

 

Por cierto, en este spring training el zurdo ha estado ocupando su tiempo libre en montar una pequeña motocicleta roja, identificada con el logo del equipo. Créanme que es una imagen muy graciosa verlo sobre ella, ya que es tan pequeña que sus rodillas le llegan al pecho.

Una dura serie ante Boston

Chicago.- Fue dura esta serie en casa, contra los Medias Rojas de Boston, no hubo respuestas para ese equipo en los dos primeros juegos, en los que su ofensiva fue muy superior y en el tercero nuestros maderos no pudieron ante Jon Lester, pese a lo que se necesitaba para ganar era lo mínimo, por el gran trabajo de Jake Peavy, pero que va, no se pudo.

Sin embargo, hoy, en el último encuentro de la serie Gavin Floyd se lució con su mejor presentación de la temporada y una de las más sólidas de su carreras, al completar seis entradas sin hits ni carreras, por primera vez en sus nueve años en Grandes Ligas.

Ese trabajo de Floyd salvó que los Medias Blancas fueran barridos ante los Medias Rojas, que llegaron a Chicago encendido, inspirados por primera vez en la temporada, luego de ese mal arranque de campaña.

Lo importante de la labor del derecho de los Medias Blancas fue que sirvió para reivindicar el pitcheo del equipo, así como el día anterior lo hizo Peavy, solo que en esta ocasión sí contó con el apoyo de los bateadores, que hicieron lo mínimo para respaldarlo y enrumbar la victoria de la novena, que tenía cinco derrotas en fila, su cadena más larga de la temporada.

La misión no era fácil para los muchachos de Robin Ventura, porque nada les había salido en esta serie y, además, no contaron con el mejor bateador del equipo, Paul Konerko, quien presentó molestias en el cuello.

Pero ante a ausencia de Konerko, Alex Ríos y Adam Dunn se hicieron cargo de la ofensiva del equipo para ligar en los momentos oportunos y con la mínima producción fabricar las carreras suficientes –cuatro- para obtener esta victoria y volver a colocar el récord del equipo en .500, luego de haber quedado por debajo de ese porcentaje tras la derrota del sábado.

El pitcheo, pese a sus variantes, que han sido pocas en este primer mes de campaña, se ha mantenido como el principal soporte de los Medias Blancas y se espera que así sea, pero se necesita que la ofensiva produzca un poco más, quizás no en cantidad sino en calidad, que ligue cuando hay corredores en las almohadillas y, especialmente, en posición anotadora. Ese ha sido el principal inconveniente hasta estos y recuerden, que aún así, todavía el equipo está luchando por el primer puesto de la tabla de posiciones en la División Central de la Liga Americana.

Los Medias Blancas pueden asaltar nuevamente el comando de la división ganándole la próxima serie que disputarán aquí en casa, en el U.S. Cellular Field, ante los Indios de Cleveland, en estos momentos los punteros de la llave, por un juego de diferencia. Así que con todo ante ellos.

Se crea un sentir optimista

Chicago.- Importante el logro alcanzado por los Medias Blancas durante el pasado fin de semana, en el que vencieron en dos de los tres juegos de la serie a los Tigres de Detroit.

No es cualquier cosa derrotar a los Tigres, el supuesto equipo fuerte de la División Central de la Liga Americana, y menos aún el haberles arrebatado el liderado por al menos un día.

El haber salido airosos de esa serie, que se disputó en el U.S. Cellular Field, refuerza la confianza en este equipo y en lo que puede hacer esta campaña, que desde mucho antes del spring training ha sido señalada de renovación.

Sin embargo, el estar en ese proceso de renovación, con Robin Ventura al frente, no quiere decir que no se sea capaz de competir y luchar por ganar y hacer de esta una campaña exitosa.

En estos momentos y luego de haber demostrado ante los campeones de la Liga Americana en el 2011, los Rangers de Texas, así como frente a los Indios de Cleveland y los propios Tigres que se puede jugar buena pelota y ser contendor, los jugadores de los Medias Blancas tienen la confianza y la sensación de que este año se pueden obtener muchas cosas buenas. Eso, sin duda, es lo que genera este buen inicio de temporada, en el que hasta el momento se tiene marca de 5-3.

Escúchenlo de la propia voz de Alexei Ramírez, quien nos dijo el importante nivel de optimismo que se afianza cada día más en el equipo con su buen desempeño en el terreno de juego.

“El equipo siempre ha estado con buen ánimo. Desde Arizona nos dijeron que jugáramos fuerte, que las cosas iban a ir saliendo bien, y eso es lo que hemos estado haciendo. Fue muy bueno haberle ganado a un equipo como Detroit. Eso nos da más ánimo, nos fortalece más y nos da esa esperanza de que sí se puede. En el papel son nombres, pero en el terreno somos iguales y el que juegue mejor es el que cada. Este equipo lo tiene todo para ganar, somos jóvenes y jugamos con mucha pasión”, dijo Ramírez.

Y es que repetimos no es cosa cualquiera comenzar la campaña de forma positiva, menos cuando se ha enfrentado a dos de los equipos que están considerados como de los más fuertes en la liga.

Recuerden que siempre es importante comenzar el maratón que es la temporada de Grandes Ligas, con fuerza, confianza y optimismos, todos aspectos que se logran con victorias en el terreno de juego, y eso es lo que han hecho los Medias Blancas, que desde luego aún tienen cosas que corregir y mejorar. Pero eso siempre es más fácil hacerlo en un ambiente ganador.

Tips

-       En el 2011 los Medias Blancas tuvieron récord de cinco victorias y 13 derrotas ante los Tigres de Detroit. Esta campaña iniciaron ganando la primera serie y tienen ventaja de 2-1.

-       En cinco encuentro ante rivales de su división, la central de la Liga Americana, se tiene récord de 4-1. En el 2011 la marca fue de 32-40.

-       Will Ohman ha tenido problemas para ser dominante en sus últimas presentaciones, en estos momentos tiene efectividad de 15.43, producto de cuatro carreras en dos entradas y un tercio.

-       El conjunto comienza hoy una serie de cuatro encuentros en el U.S. Cellular Field ante los Orioles de Baltimore.

Se cumplió en la apertura en casa

Chicago.- Respondieron. Los Medias Blancas respondieron hoy al compromiso de inaugurar la temporada en su casa, el U.S. Cellular Field, con una victoria, que no fue cualquier victoria, fue una ante los Tigres de Detroit.

Los muchachos que comanda Robin Ventura, se contagiaron del ambiente en el estadio, del apoyo de su afición y de ese buen momento que vienen registrando desde el primer día de la campaña.

Desde la mañana la atmósfera en el parque era de alegría, de fiesta, por ello se le veía a los jugadores contentos y al propio manager, Ventura, sonriendo a cada momento durante la rueda de prensa, en la que estuvieron 32 periodistas.

Todo ese buen ambiente, en el que incluso hubo conversaciones amenas entre Robin y Jim Leyland, el manager de los Tigres, se desenvolvieron los Medias Blancas, sin importar que el rival que tenían al frente para abrir la temporada en su casa era ese temible equipo supuesto a liderar la división y que el año pasado nos hizo añicos.

Jake Peavy se montó en la lomita y se comportó como un as, como el que se espera que sea esta campaña, no se intimidó ante sus rivales ni se desconcentró ante la viveza de éstos, principalmente de Miguel Cabrera, quien en el primer inning y luego de que el derecho ponchó a los dos primeros bateadores, mandó a revisar la caja de bateo, que no estaba alineada con el home plate.

Esa situación, sin embargo, no afectó a Peavy, quien retiró a los primeros diez rivales que enfrentó, lo que le puso más sabor al ambiente de fiesta en el U.S. Cellular Field.

Pero fue Dayán Viciedo quien le puso la pimienta al juego, el punto de sazón exacto para terminar el día con la celebración que se debía.
El cubano bateó el jonrón que abrió el marcador y luego hizo la atrapada que preservó la victoria y que quedó grabada en la memoria de todos. Si esa atrapada de cabeza en el jardín izquierdo, en el séptimo inning era por la que se celebraba y por la que los aficionados le daban gracias a Dayán.

Y es que esa es la manera para comenzar una temporada en casa, con entrega y buen beisbol. Esos mismos ingredientes que mostraron hoy los Medias Blancas, que ya tienen tres victorias consecutivas y cuatro en seis juegos.
Los muchachos de Robin cumplieron.

A ganar a Cleveland

Chicago.- Sabíamos que iniciar la temporada en Texas, enfrentando a los Rangers, campeones de la Liga Americana, no iba a ser fácil, y el resultado final así lo determinó.

Los Medias Blancas de Chicago salieron del Rangers Ballpark de Arlington anoche, con la primera serie que se pierde de la temporada, al lograr solo una victoria en los tres encuentros que se disputaron ante Texas.

Hay que decir que luego de los dos primeros juegos, en los que se jugó buena pelota y de los que se sacó la única victoria que se tuvo, se esperaba un poco más para el tercero, pero no fue así y eso quizás dejó un amargo sabor de boca.

Se podía esperar más de la tropa de Robin Ventura para ese último encuentro de la serie, porque realmente estuvieron a la altura en los dos primeros, batallando de igual a igual con el conjunto que ha representado a la Liga Americana en la Serie Mundial en los dos últimos años y que está supuesto a ser uno de los más exitosos de esta temporada.

Además, luego de ganar el segundo encuentro bien se pudo pensar que para el tercero ante esa motivación e impulso las cosas iban a salir mejor, pero no fue así, los Robins Boys mostraron la peor cara de su juego en la serie y eso les generó la derrota y primera blanqueada de la campaña.

Gavin Floyd estuvo inconsistente y sus fallos los hizo pagar la temible ofensiva de los Rangers, con tres cuadrangulares. Pero más allá de la actuación del abridor derecho, una de los aspectos que más afectó en la derrota fue la improductividad ofensiva del equipo, que ayer no fue capaz de dar el hit oportuno, el incogible con hombres en posición anotadora.

Esos dos factores combinados hicieron que la actuación del equipo en esta serie no fuese mejor, aún cuando sabíamos que iba a ser difícil ganarle a los Rangers en su casa.

Sin embargo, hay que pasar la página, la temporada está comenzado y todavía se están haciendo ajustes. Vale la pena destacar también los aspectos positivos que dejaron estos primeros tres partidos del 2012.

El bullpen se mostró como la parte más sólida del equipo para esta campaña, trabajando casi de forma perfecta en los siete innings y un tercio de labor, en los que no aceptaron carreras y solo permitieron dos hits.

Addison Reed, Matt Thornton, Will Ohman, Jesse Crain, Nate Jones –quien debutó en Grandes Ligas-, y Héctor Santiago, el nombrado cerrador del equipo para esta temporada, se combinaron para obtener ese registro. El único pitcher del bullpen que no vio acción fue Zach Stewart.

En la ofensiva estuvo de forma positiva el capitán del equipo, Paul Konerko -quien en el segundo encuentro llegó a 2.000 juegos en Grandes Ligas-, así como destacaron Adam Dunn, Alex Ríos y Alejandro De Aza.

Konerko fue el mejor bateador, dando cinco hits y remolcando tres carreras. Dunn mostró paciencia y buena selección y approach en el home, además dio un jonrón y recibió tres boletos, mientras que se ponchó en tres oportunidades. Ríos fue el héroe de la victoria que se obtuvo, con un cuadrangular en el noveno inning del segundo encuentro; y De Aza cumplió con su función de primer bate, embasándose en el primer turno de cada uno de los dos primeros juegos.

Pese a esta contribución el equipo fue improductivo con hombres en las bases y en posición anotadora, al ligar de 39-4 y de 18-2, respectivamente.

La defensa jugó un papel importante, ya que se hicieron grandes jugadas y se falló en otras, en algunas de esas por decisiones equivocadas y en otras por simple cuestiones de juego.

El balance, más allá de salir con marca de 1-2, es que hay un buen equipo, se jugó bien y haciendo los ajustes se puede jugar mejor.

Ese es el objetivo desde hoy, cuando en Cleveland se comenzará una serie de tres encuentros ante los Indios.

 ChiSox al detalle:

 -       El infielder venezolano de los Medias Blancas, Eduardo Escobar, inició su primer encuentro en Grandes Ligas, luego de haber actuado en siete el año pasado. Además consiguió su primer extrabase en el máximo nivel, fue un triple ante Matt Harrison, en el tercer juego de la serie.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.