Results tagged ‘ medias rojas de boston ’

Seis lesiones en menos de un mes

Para las lesiones nunca hay buenos momento, pero el que en el primer mes de la temporada los Medias Blancas registren seis peloteros en la lista de lesionados y dos estén actuando con molestias físicas, hace que este momento sea el peor.

La última novedad es la lesión sufrida por Chris Sale, en su músculo flexor de su antebrazo izquierdo.

Las molestias del Sale se originaron luego de su última presentación, cuando enfrentó a los Medias Rojas de Boston e hizo 127 pitcheos -la mayor cantidad en un juego durante su carrera en Grandes Ligas.

Quizás con Sale se abusó un poco en esa última presentación, especialmente conociendo los riesgos que con él se tienen y de los que el equipo se ha estado cuidando casi desde el momento en el que lo firmaron, en el 2010. Esto porque en los movimientos de su mecánica genera mucha presión en su codo izquierdo.

Recordemos incluso que en las dos últimas campañas el equipo le ha dado al zurdo descanso de una o dos semanas durante la campaña, descanso que surgieron siempre alrededor de la mitad de la campaña.

Con esos antecedentes parece extraño que en apenas en su cuarta presentación de la temporada lo hayan dejado lanzar tanto, dejando de lado esos cuidados y consideraciones que siempre se han tenido con él.

Sin embargo, cuando las lesiones llegan, llegan. Bien pudo haber sido en una actuación de 20 envíos o en esa de 127 ante los Medias Rojas.

Lo cierto es que ahora los Medias Blancas se quedan sin su mejor lanzador por al menos dos semanas, tomando como alivio el que en las resonancias magnéticas no salió ningún daño estructural en el codo izquierdo.

Sale se une a la lista de incapacitados que tiene ya Chicago y en la que están Gordon Beckahm (oblicuo izquierdo), Jeff Keppinger (hombro derecho), Nate Jones (cadera izquierda), Avisail García (hombro izquierdo) y Felipe Paulino (manguito rotador del hombro derecho).

Sin contar que Adam Eaton está lidiando con un pequeño tirón en el tendón de la corva izquierda y Conor Gillaspie tiene ciertas molestias en la mano derecha.

La salida de Sale deja otro hueco en la rotación de los Medias Blancas, donde ya el fin de semana se había perdido a Paulino, quien era el número dos.

Ahora el equipo no tiene ni al número uno ni al número dos de la rotación. Eso hace que la situación no se vea bien, pero viendo el vaso medio lleno, esto genera una oportunidad para que Charlie Leesman y Andre Rienzo den un paso adelante y ganen más confianza dentro del equipo. Ojalá y así sea.

 

Preparados para una temporada de emociones

Tras el largo y frío invierno nos reactivamos para continuar informando de los Medias Blancas de Chicago, por una temporada más, una temporada en la que el equipo promete emocionarnos y aspirar a un buen porvenir.

Luego de un mes y medio de preparación, los Medias Blancas dejaron esta tarde el cálido y confortable clima de Arizona, ya listos para comenzar su andar en la campaña del 2014, que levantará su telón el próximo lunes, 31 de marzo, en el U.S. Cellular Field.

Pero antes de llegar a Chicago harán una pausa en Birmingham, para enfrentarse a la filial doble de la organización, en un juego de exhibición, el último previo al inicio de la temporada.

Durante este spring training vimos a un equipo distinto al de los años anteriores, no solo por las obvias razones del personal nuevo con el que cuentan, sino por el ambiente y la estructura que tiene.

Recordemos que para esta campaña los Medias Blancas adquirieron a Adam Eaton, un jugador realmente emocionante, uno de esos peloteros por los cuales uno se va de un juego satisfecho solo por ver su entrega en el terreno de juego. Él será una de las claves más importantes en el conjunto de Robin Ventura este año, ya que con su cualidades puede cambiar el destino de un encuentro, en cualquier momento, ya que se embasa bastante y tiene buena velocidad, muy por encima del promedio.

Junto a Eaton, Chicago registró la llegada del cubano, José Abreu, un hombre que hará diferencia en el medio de la alineación, con su visión y entendimiento de la ofensiva, de los turnos que consume y de las situaciones que se le presentan.

Para él, sin duda, habrán ciertos obstáculos propios del proceso de adaptación que está haciendo, tras haber jugado toda su vida en Cuba. Sin embargo, en el spring training ya mostró su capacidad de ajuste y su gran ética de trabajo, cualidad que lo ha colocado en una posición ideal para sortear satisfactoriamente todos los obstáculos que se le atraviesen en su primer año.

Entre ellos, Eaton y Abreu, en cuanto a importancia y valía para el equipo en lo que será la temporada del 2014 está el venezolano, Avisail García, un pelotero que tuvimos oportunidad de ver en la parte final del 2013, luego de que el equipo lo adquiriera en el cambio que realzaron con los Medias Rojas de Boston, a los que enviaron a Jake Peavy, y los Tigres de Detroit, de donde recibieron al jardinero.

García combina un poco de todo, velocidad y poder, por eso decimos que está en el medio entre Eaton y Abreu. Los tres se vieron a gusto en el spring training, etapa en la que, sin embargo, no pudieron combinar su explosión ofensiva en un mismo juego, pero eso mejor lo esperamos para la temporada, donde de verdad cuenta y para la cual se pusieron a tono.

Este tridente ofensivo es el que nos da la confianza para pensar en una temporada llena de emoción para el equipo, que para corresponder con esa atención pues también necesita de la ayuda de todos sus peloteros, especialmente de los que ya tienen más tiempo en el equipo, como es el caso de Dayán Viciedo -trabajó en su ofensiva, en recortar su swing y en tener más responsabilidad en sus turnos-, Adam Dunn -quien está en su último año de contrato-, Gordon Beckham -quien lamentablemente comenzará la temporada en la lista de lesionados, por molestias en un músculo oblicuo-, Alexei Ramírez -quien aspira volver a su alto nivel defensivo, tras cometer 22 errores en el 2013-, Alejandro De Aza -quien ya sin la responsabilidad de ser primer bate pude aportar mucho más y se le pueda sacar mayor provecho a su juego-, Conor Gillaspie -quien debe mantener la producción del año pasado, viendo cualquier incremento como un plus-  y Tyler Flowers, de quien se necesita consistencia detrás del home y una producción ajustada a las expectativas, sin que sean nada sensacionales.

A Paul Konerko, el capitán, lo dedicamos un párrafo aparte porque este será su último año y lo aceptó para ayudar y orientar a la nueva ola de jóvenes peloteros que ha llegada al equipo. Su presencia va a ser importante en ese rol orientador. él recibirá oportunidades para colaborar también en el terreno y ese aporte pudiera servir vital para que el equipo rompa con los pronósticos. Veremos.

En ellos, principalmente, estarán compartidas las responsabilidades ofensivas y defensivas de los Medias Blancas, que el año pasado fueron el hazme reír de Grandes Ligas en ambos aspectos. Eso, confiamos, no pasará este año.

El pitcheo, nuevamente comandado por Chris Sale, y José Quintana, quien esta semana firmó una extensión de contrato, por 26.5 millones de dólares, será la punta de lanza del equipo.

A ellos se les unió para esta temporada el venezolano, Felipe Paulino, y Erik Johnson, quien si bien es cierto debutó el año pasado en este 2014 tendrá la gran oportunidad de estar desde el arranque en la rotación del equipo.

La experiencia la pondrá nuevamente John Danks, quien ahora podrá marcar el ritmo de su campaña estando saludable desde el inicio. Su trabajo, de ser regular a exitoso, incrementará la fuerza del equipo.

El bullpen tiene caras nuevas, con Ronald Belisario y Scotts Down, y hombres con nuevas responsabilidades, como Nate Jone, quien puede ser el cerrador tras la salida de Addison Reed, quien fue cambiado a los Cascabeles de Arizona, por el prospecto de la tercera base, Matt Davidson. Matt Lindstrom también estará a la orden para cerrar juegos.

Entre esos cinco apagafuegos reposa la mayor responsabilidad en el staff de revelo del equipo, que nuevamente luce blindado.

Si todo marcha bien en la temporada y las lesiones se mantienen alejadas, los Medias Blancas nos llenarán de emociones y hasta pudieran hacernos soñar con una postemporada, que es el objetivo grande, desde luego.

Solo falta escuchar la voz de play ball y ver a los ChiSox correr con la rápidez de Eaton, batear con la inteligencia de Abreu y la potencia de Avisail García, ponchar con la saña de Sale, se consistente como el metódico y perseverante esfuerzo de Quintana. Todo eso con la orientación de Konerko y la guía del Robin Ventura.

 

 

José Quintana mostró su magia frente a Boston

José Quintana tuvo uno de sus mejores actuaciones de la temporada y de su carrera el martes en la noche, frente a los Medias Rojas de Boston, mostrando la magia que ha tenido con él desde que debutó en Grandes Ligas, el 7 de mayo del 2012.

El colombiano se batió anoche en un duro e intenso duelo frente al venezolano, Félix Doubront, pero al final fue él quien se llevó la mejor parte, al hilar seis entradas y un tercio sin hits ni carreras, hasta que en el séptimo episodio, en un contacto con bate partido, le disparó un sencillo al jardín central.

Desde el inicio del juego, José ejecutó el plan que había estado confección desde su última aperturas y que consistía en atacar a los bateadores, en trabajar en las esquinas y en jugar con ellos luego de enfrentarlos por primera vez. Así los dominó y los sacó de pasó durante esas primeras seis entradas y un tercio que labró sin hits y que lo condujeron a su tercer triunfo de la temporada.

Con ese trabajo frente a una de las ofensivas más temibles de las Grandes Ligas, Quintana mostró una vez más su valía y por qué es considerado uno de los lanzadores con mayor garra y compostura dentro de los Medias Blancas de Chicago. No en vano en estos momentos es el tercero en juegos ganados (3) y en efectividad (3.48).

Quintana llegó a 14 entradas y un tercio de forma consecutiva sin permitirle carrera a los Medias Rojas.

 

Ángel Sánchez ante un gran compromiso

Glendale.- Tras casi un mes de observarlo y ver lo que realmente le podría aportar al equipo en esta temporada, el cuerpo técnico de los Medias Blancas de Chicago anunció que el infielder puertorriqueño, Ángel Sánchez, se quedará como el utility del equipo para el inicio de la temporada.

Este era un movimiento que se esperaba, ya que la gerencia de los ChiSox había seleccionado a Sánchez en el draft de regla cinco del año pasado. Haberlo tomado en esa instancia le genera al equipo la obligación de tenerlo en el roster de 25 durante toda la campaña, de lo contrario lo tendrían que regresar al conjunto del cual lo obtuvieron, los Angelinos de Los Ángeles, y pagar una penalidad de 25 mil dólares.

Para Sánchez, quien tiene poco más de dos años de servicio en Grandes Ligas, esta es una gran oportunidad para mostrar ese potencial que ha estado escondido y que poco se ha dejado ver, pero que ha cautivado a los scouts de los Reales de Kansas City -organización que lo firmó para el profesional en el 2001-, los Azulejos de Toronto, los Medias Rojas de Boston, los Astros de Houston, los Angelinos y, desde luego, los propios Medias Blancas.

“Es una oportunidad bien grande en esta etapa de mi carrera. Estoy muy contento con eso, porque este es un gran equipo y voy a tener esa responsabilidad de ayudarlos desde la banca. Trataré de aprovecharla al máximo”, dijo Sánchez, quien en lo que va de pretemporada tiene promedio al bate de .273, en 29 juegos.

En el 2011, con los Astros, el infielder tuvo la oportunidad de comenzar la campaña con el equipo grande. En esa ocasión bateó .240, con un jonrón y 28 carreras remolcadas, en 110 encuentros.

Sánchez le ganó la carrera a Brent Morel, a quien los Medias Blancas enviaron a ligas menores una semana, y probablemente tenga junto a él, en la banca del equipo, a Conor Gillaspie, quien podría ser empleado más en la tercera base y como bateador emergente, mientras que el boricua lo sería más como campocorto y segunda base.

Una dura serie ante Boston

Chicago.- Fue dura esta serie en casa, contra los Medias Rojas de Boston, no hubo respuestas para ese equipo en los dos primeros juegos, en los que su ofensiva fue muy superior y en el tercero nuestros maderos no pudieron ante Jon Lester, pese a lo que se necesitaba para ganar era lo mínimo, por el gran trabajo de Jake Peavy, pero que va, no se pudo.

Sin embargo, hoy, en el último encuentro de la serie Gavin Floyd se lució con su mejor presentación de la temporada y una de las más sólidas de su carreras, al completar seis entradas sin hits ni carreras, por primera vez en sus nueve años en Grandes Ligas.

Ese trabajo de Floyd salvó que los Medias Blancas fueran barridos ante los Medias Rojas, que llegaron a Chicago encendido, inspirados por primera vez en la temporada, luego de ese mal arranque de campaña.

Lo importante de la labor del derecho de los Medias Blancas fue que sirvió para reivindicar el pitcheo del equipo, así como el día anterior lo hizo Peavy, solo que en esta ocasión sí contó con el apoyo de los bateadores, que hicieron lo mínimo para respaldarlo y enrumbar la victoria de la novena, que tenía cinco derrotas en fila, su cadena más larga de la temporada.

La misión no era fácil para los muchachos de Robin Ventura, porque nada les había salido en esta serie y, además, no contaron con el mejor bateador del equipo, Paul Konerko, quien presentó molestias en el cuello.

Pero ante a ausencia de Konerko, Alex Ríos y Adam Dunn se hicieron cargo de la ofensiva del equipo para ligar en los momentos oportunos y con la mínima producción fabricar las carreras suficientes –cuatro- para obtener esta victoria y volver a colocar el récord del equipo en .500, luego de haber quedado por debajo de ese porcentaje tras la derrota del sábado.

El pitcheo, pese a sus variantes, que han sido pocas en este primer mes de campaña, se ha mantenido como el principal soporte de los Medias Blancas y se espera que así sea, pero se necesita que la ofensiva produzca un poco más, quizás no en cantidad sino en calidad, que ligue cuando hay corredores en las almohadillas y, especialmente, en posición anotadora. Ese ha sido el principal inconveniente hasta estos y recuerden, que aún así, todavía el equipo está luchando por el primer puesto de la tabla de posiciones en la División Central de la Liga Americana.

Los Medias Blancas pueden asaltar nuevamente el comando de la división ganándole la próxima serie que disputarán aquí en casa, en el U.S. Cellular Field, ante los Indios de Cleveland, en estos momentos los punteros de la llave, por un juego de diferencia. Así que con todo ante ellos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.