Results tagged ‘ Medias Blancas ’

Alexei Ramírez y José Abreu los más votados

El campocorto de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez, y el primera base, José Abreu, fueron los únicos dos peloteros del equipo que apetecieron entre los más votados por los aficionados para asistir al Juego de Estrellas de esta temporada.

Ramírez se ubicó en el segundo lugar entre los campocortos, solo detrás del capitán de los Yankees de Nueva York, Derek Jeter.

El cubano tiene 432.537 votos, por 602.525 de Jeter.

Alexei ha sido el mejor bateador de los Medias Blancas en lo que va de campaña y eso le ha permitido llamar la atención alrededor del mundo del béisbol en lo que va de campaña, en la que incluso ha estado liderando el liderato de bateo de la Liga Americana, así como el de hits conectados (65) y el de encuentro con múltiples incogibles (20).

En estos momentos, el campocorto tiene promedio de .320, con ocho dobles, dos triples, siete jonrones, 36 carreras remolcadas y 30 anotadas. Además registra nueve bases estafadas. Su porcentaje de embasado es de .355, su slugging de .483 y su OPS de .838. Ha jugado todos los encuentros del equipo.

Por el otro lado está su compatriota, Abreu, quien ha sido una de las máximas atracciones ofensiva de la temporada en Grandes Ligas, al quebrar las marcas de jonrones y carreras remolcadas para un novato en su primer mes de temporada.

Abreu ha sido el bateador más productivo de los Medias Blancas en la campaña y uno de los más productivos en las mayores.

El arrollador ritmo ofensivo que tenía se vio detenido por una lesión en su tobillo izquierdo, por la cual tuvo que ser inscrito en la lista de lesionados de 15 días, en la que ya tiene diez diez.

Para el momento de su lesión, Abreu era el líder en carreras remolcadas (42) y jonrones (15) en el joven circuito. En este momento y con el tiempo de acción que ha perdido se mantiene entre los líderes en ambos departamentos, en los que es superado solo por Nelson Cruz, de los Orioles de Baltimore.

Abreu se encuentra en el tercer escaño entre los primeras base de la Liga Americana, con 367.617 votos, detrás de Miguel Cabrera (440,407), de los Tigres de Detroit, y Albert Pujols (371,193), de los Angelinos de Los Ángeles.

Los registros que posee en la temporada el cubano son de .260 de promedio ofensivo, 11 dobles, un triple, 15 jonrones, 42 carreras remolcadas y 29 anotadas. Su porcentaje de embasado es de .312, con un slugging de .595 y un OPS de .908.

Para votar por Alexei y Abreu, así como por el resto de los jugadores de los Medias Blancas lo pueden hacer visitando aquí: Voto para el Juego de Estrellas

Jonrones, divina bendición

La producción de jonrones siempre ha sido una constante dentro de los Medias Blancas de Chicago y en esta temporada no ha sido la excepción.

La ofensiva de los Medias Blancas es la segunda con la mayor cantidad de cuadrangulares en la Liga Americana, con 50. Solo detrás de los Azulejos de Toronto, que tienen 59.

El cubano, José Abreu, tiene la mayor contribución de vuelacercas en ese total de 50 de los ChiSox en la campaña, con 15. Detrás de él está su compatriota Alexei Ramírez, con seis, al igual que Adam Dunn.

Los jonrones en los Medias Blancas prácticamente determinan el destino del equipo en cada encuentro. Cuando la ofensiva conecta al menos un cuadrangular el conjunto tiene marca de 18 triunfos y nueve derrotas, cuando dan más de uno su récord es de 11-3, mientras que cuando no conectan ninguno su foja es negativa, 4-15.

Así que de esta forma los Medias Blancas demuestran nuevamente ser un equipo jonrón-dependiente. Pero ellos tienen todavía jugadores que pueden diversificar la ofensiva y cambiar un poco eso.

 

Sensible baja de José Abreu

Las lesiones son parte del deporte y del juego, pero el que los Medias Blancas de Chicago hayan tenido a nueve jugadores en la lista de lesionados en lo que va de temporada también raya en la mala suerte.

El último miembro en ser colocado en la lista de incapacitados fue nada más y nada menos que el cubano, José Abreu, la máxima figura ofensiva del equipo y el mejor productor de Grandes Ligas, en lo que va de campaña.

De más está decir que es una baja sensible para el equipo, pero lo es.

Abreu fue inscrito el domingo en la lista de lesionados por 15 días tiene una irritación en su tobillo, en el que se le practicó una resonancia magnética este lunes que no reveló ningún daño estructural.

Para el momento de su lesión el cubano era el líder en cuadrangulares en Grandes Ligas, con 15, y era el máximo impulsados de carreras en la Liga Americana, con 42. En los Medias Blancas no hay nadie que si quiera tenga la mitad de jonrones que él ha conectado, mientras que solamente solamente su compatriota, Alexei Ramírez, tenía más de su mitad de remolcadas (31).

Ante esos registros, sin duda, que su ausencia va a pesar en la ofensiva del conjunto, un conjunto que en lo que va de campaña ya ha perdido total o parcialmente a Avisail García -hombro izquierdo-, Nate Jones -cadera-, Chris Sale -codo izquierdo-, Conor Gillaspie -mano izquierda-, Gordon Beckham -oblicuo derecho-, Felipe Paulino -hombro derecho-, Adam Eaton -hamstring derecho- y Jeff Keppinger -hombro derecho-, aunque este último ya no está con la organización.

Abreu batalló con el problema en su tobillo por una semana, pero al final no pudo más. Aunque incluso esas molestias comenzaron desde el spring training.

“Dios sabe lo que hace y por qué lo hace. Yo vivo la viso muy tranquilo. Así que para adelante”, nos dijo Abreu cuando conversamos con él luego de saber su inscripción en la lista de incapacitados.

Como siempre hemos dicho, cada dificultad genera una oportunidad y ante la lesión de Abreu los Medias Blancas tiene la oportunidad de mostrar la diversificación de su ofensiva, especialmente con el regreso de Adam Eaton a la alineación.

La ausencia de Abreu también le brinda la oportunidad al capitán del equipo, Paul Konerko, quien será el que verá más tiempo de acción ante la lesión del cubano.

Esas oportunidades que se abren en el equipo deben ser aprovechadas para mantener a los Medias Blancas a flote y no dejarlo hundir. Para eso el conjunto también debe jugar una pelota con mejor ejecución de los fundamentos, especialmente en el aspecto ofensivo cuando se necesite avanzar a los corredores, porque no siempre se necesita dar un jonrón para ganar.

Ahora los Medias Blancas debe mostrar sus otras armas ofensivas y continuar fabricando carreras en cantidad, que sirvan para respaldar a los lanzadores mientras superan el momento difícil por el que atraviesan.

Recordemos que a esta fecha Chicago tiene la segunda mejor marca de carreras fabricadas en la campaña, con 219, solo detrás de los Atléticos de Oakland.

La inyección de Adam Eaton

El manager de los Medias Blancas de Chicago,, Robin Ventura, criticó hace unos días la falta de energía y entusiasmos de algunos de sus peloteros, en la derrota del equipo, el domingo, ante los Cascabeles de Arizona.

Lo de Ventura más que un reclamo fue un llamado de atención para los integrantes de un equipo que en lo que va de temporada se ha mantenido jugando a un buen nivel y con una buena intensidad.

En nuestro entender, lo que intentó de hacer el estratega fue dar el ejemplo y parar de entrar cualquier vicio que se le puede pegar a los jóvenes peloteros de los Medias Blancas.

Es cierto, que al no contar con la presencia de Adam Eaton en la alineación el equipo pierde un poco intensidad, pero ese es debido a la propia personalidad de Eaton, quien es un jugador que corre cada conexión a máxima velocidad, que siempre está insatisfecho cuando las cosas no le salen de la forma esperada y que no pierde tiempo para ser él la bujía del equipo.

Al no contar con él a diario el equipo pierde todo eso, además de su aporte y producción en el juego, que es sin duda lo más significativo.

La ausencia de Eaton se ha hecho mucho más notable en el tope de la alineación de los Medias Blancas, donde el conjunto no ha encontrado a un reemplazo que si quiera se le acerque al standard mínimo de producción y aporte.

Mientras que Eaton tiene promedio ofensivo de .276, con .363 de porcentaje de embasado, además de cinco dobles, un triple, un jonrón, 14 carreras anotadas y 20 anotadas, como primer bate del equipo; los otros jugadores -Marcus Semien (2), Gordon Beckham (3), Alejandro De Aza (6), Jordan Danks (3) y Leury García (1)- que han estado en su posición durante su ausencia registran de forma combinada una producción -si así se le puede llamar- de .200 de average, con un porcentaje de embasado de .233, con un doble, un triple y un jonrón, además de cinco anotadas y 13 impulsadas.

Esa situación, sin embargo, puede cambiar el próximo fin de semana, con el regreso ya a la acción de Eaton, quien probablemente mañana ya esté jugando en las menores para poner su swing a tono para el regreso.

Los Medias Blancas necesitan tener en su alineación, a diario, a Eaton, ya que con él el equipo tiene una actitud mucho más combativa, por la capacidad que tiene el jardinero central de cambiar el ritmo del juego con sus habilidades.

Contrastes en la quinta semana

Los Medias Blancas cerraron hoy la quinta semana de la temporada con una emocionante victoria ante los Indios de Cleveland.

Ese triunfo le permitió a Chicago detener en cuatro la cadena de derrotas en la temporada -igualando mayor cantidad de reveses consecutivos en la campaña- y ponerle fin, igualmente, a la seguidilla de ocho juegos perdidos en el Progressive Field, de Cleveland.

Esta vez el héroe fue Dayán Viciedo, quien con su segundo jonrón del 2014 remolcó tres carreras que sirvieron para darle la vuelta al marcador en el noveno inning y sentenciar en el último episodio el triunfo 4-3.

El cuadrangular de Viciedo fue tan solo uno de los pocos batamos importantes y oportunos que pudieron ligar los Medias Blancas en la semana, en la que apenas ganaron dos juegos y perdieron cuatro, en parte por la baja en la producción ofensiva del equipo, luego de haber registrado un encendido inicio.

En los seis encuentros que disputó en la semana, Chicago tuvo promedio .252 con hombres en las bases. Pero en los tres últimos juegos juegos, los de la serie ante los Indios, tan solo conectaron para .190 en esa situación.

Además con hombres en posición de anotar su promedio fue de .185.

Esa combinación de improductividad ofensiva atentó con la intención de tener un mejor récord en esta semana, en la que el equipo recibió su tercer blanqueo de la campaña, éste a costas de los Indios.

La baja ofensiva de los Medias Blancas, que pese a todo se mantiene como uno de los mejores conjuntos en el apartado de bateo en la Liga Americana (.263-AVE-4to, .422-SLG-2do, .750-OPS-3ro y 163 carreras, líderes en ese departamento).

Pero claro, esperar que la producción ofensiva que el equipo tuvo en las primeras cuatro semanas de la campaña se mantenga durante toda la temporada, sin variación, es un absurdo.

También hay que recordar que la ofensiva está disminuida al no contar con Adam Eaton, Conor Gillaspie, Avisail García, sin contar que Gordon Beckham aún no ha tomado completamente el ritmo ofensivo.

Pero en la vía opuesta a lo que fue el bajón ofensivo, los Medias Blancas contaron con una mejoría significativa en su cuerpo de relevo, que en esta última semana dejó una efectividad de 0.89, al tan solo aceptar dos carreras limpias en 20 entradas y dos tercios.

Esa labor de los apagafuegos es importante que sea contenida y consistente de ahora en adelante, porque esa es un área vital en las aspiraciones del equipo.

 

 

José Abreu es una realidad

La temporada no tiene ni un mes y ya José Abreu ha andar su leyenda dentro del béisbol, de los Medias Blancas de Chicago y de los aficionados.

El cubano, a quien los Medias Blancas firmaron el 29 de octubre del 2013, ha impuesto ya marcas jonrones y carreras remolcadas en el primer mes de temporada para un novato en la historia de Grandes Ligas. Eso en tan solo 24 juegos, en los que acumula nueve cuadrangulares y 29 impulsadas, cifras que también lo han colocado como el único pelotero en los anales de la franquicia en conseguir esos registros en sus primeros encuentros en las mayores.

La clave para eso ha sido el trabajo, la disciplina y la mentalidad de Abreu, quien constantemente está en búsqueda de mejorar cada aspecto de juego, de prepararse de la mejor manera posible para colocarse en la posición correcta para enfrentar los retos y sortearlos exitosamente.

“Esto no ha sido algo fácil, pero es algo que he podido lograr por el trabajo que he realizado y porque Dios me ha puesto en la posición para hacerlo”, dijo Abreu este sábado, luego de haber conectar su primer cuadrangular con las bases llenas en Grandes Ligas, la noche del viernes. Ese jonrón, además. sirvió para que los Medias Blancas le ganaran el encuentro a los Rays de Tampa Bay.

Ese momento del grand slam fue tan solo uno más de los que ha cosechado Abreu en este inicio de temporada, en el que ya lleva tres juegos de al menos dos cuadrangulares, algo que nunca antes ningún novato había hecho en sus primeros 24 juegos en Grandes Ligas.

“Ese ha sido el mejor momento, el más emocionante de los que he vividii aquí, porque ese sirvió para ganar. A mi mamá le iba dando un infarto por la emoción. Fue algo muy bonito”, expresó Abreu.

El secreto que está detrás de la compostura, la seriedad y el compromiso de Abreu con su juego son las lecciones que recibió de su padre durante su juventud.

“Él era albañil y siempre tenía un plan, un esquema para hacer cada cosa. Yo veía que él seguía todo lo que hacía y sabía que yo también lo tenía que hacer para lograr todas las cosas que yo quería hacer. Eso lo aprendí de él”, dijo Abreu, quien en este momentos está empatado en el liderato de jonrones de la Liga Americana, con Albert Pujols, y en el de carreras remolcadas, con Chris Colabello.

Lo que ha hecho hasta el momento José Abreu es solo una muestra, y quizás no la más contundente, de lo que puede hacer en este nivel, en el que pareciera que su techo es el cielo.

 

Seis lesiones en menos de un mes

Para las lesiones nunca hay buenos momento, pero el que en el primer mes de la temporada los Medias Blancas registren seis peloteros en la lista de lesionados y dos estén actuando con molestias físicas, hace que este momento sea el peor.

La última novedad es la lesión sufrida por Chris Sale, en su músculo flexor de su antebrazo izquierdo.

Las molestias del Sale se originaron luego de su última presentación, cuando enfrentó a los Medias Rojas de Boston e hizo 127 pitcheos -la mayor cantidad en un juego durante su carrera en Grandes Ligas.

Quizás con Sale se abusó un poco en esa última presentación, especialmente conociendo los riesgos que con él se tienen y de los que el equipo se ha estado cuidando casi desde el momento en el que lo firmaron, en el 2010. Esto porque en los movimientos de su mecánica genera mucha presión en su codo izquierdo.

Recordemos incluso que en las dos últimas campañas el equipo le ha dado al zurdo descanso de una o dos semanas durante la campaña, descanso que surgieron siempre alrededor de la mitad de la campaña.

Con esos antecedentes parece extraño que en apenas en su cuarta presentación de la temporada lo hayan dejado lanzar tanto, dejando de lado esos cuidados y consideraciones que siempre se han tenido con él.

Sin embargo, cuando las lesiones llegan, llegan. Bien pudo haber sido en una actuación de 20 envíos o en esa de 127 ante los Medias Rojas.

Lo cierto es que ahora los Medias Blancas se quedan sin su mejor lanzador por al menos dos semanas, tomando como alivio el que en las resonancias magnéticas no salió ningún daño estructural en el codo izquierdo.

Sale se une a la lista de incapacitados que tiene ya Chicago y en la que están Gordon Beckahm (oblicuo izquierdo), Jeff Keppinger (hombro derecho), Nate Jones (cadera izquierda), Avisail García (hombro izquierdo) y Felipe Paulino (manguito rotador del hombro derecho).

Sin contar que Adam Eaton está lidiando con un pequeño tirón en el tendón de la corva izquierda y Conor Gillaspie tiene ciertas molestias en la mano derecha.

La salida de Sale deja otro hueco en la rotación de los Medias Blancas, donde ya el fin de semana se había perdido a Paulino, quien era el número dos.

Ahora el equipo no tiene ni al número uno ni al número dos de la rotación. Eso hace que la situación no se vea bien, pero viendo el vaso medio lleno, esto genera una oportunidad para que Charlie Leesman y Andre Rienzo den un paso adelante y ganen más confianza dentro del equipo. Ojalá y así sea.

 

Una semana dura

Los Medias Blancas de Chicago dejaron atrás lo que hasta el momento ha sido su peor semana de la temporada, al registrar solo dos victorias en seis encuentros.

Lo positivo es que al final hubo varias cosas para destacar en una semana en la que por primera vez en la campaña el bateo pudo ser contenido por los rivales.

El domingo y luego de perder cuatro encuentros en fila, de los que bien se pudieron haber ganado al menos dos, el bateo del equipo hizo explosión con 16 carreras, luego de solo haber anotado ocho en los previos cuatro encuentros.

Los Medias Blancas necesitaban un encuentro como ese para reafirmar su confianza ofensiva y dejar atrás esa pequeña sequía que se tuvo.

En ese reaccionar ofensivos hay que destacar a José Abreu, quien había tenido dificultad para registrar buenos turnos, pero en los dos últimos juegos los ajustes que hizo le dieron resultados y bateó de 9-5, con dos dobles y jonrón -su quinto de la temporada-, además impulsó tres carreras.

Dayán Viciedo se ha mantenido dándole bien a la bola y también se vieron buenos resultados en la serie ante los Rangers. De hecho ayer ligó su primer jonrón de la temporada.

Esa mejoría ofensiva es importante para los Medias Blancas especialmente cuando hoy comienzan una serie de cuatro encuentros ante los Tigres de Detroit, sus acérrimos rivales en la División Central de la Liga Americana y de los que están en estos momentos a dos juegos en la clasificación.

En la última semana también falló el pitcheo, especialmente en la serie ante los Rangers de Texas. Fallaron tanto los abridores como los relevistas, quienes han sido el área de mayor inconsistencia y preocupación en el equipo en este primer mes de temporada.

Los abridores fueron castigados con 17 carreras en 13 entradas y dos tercios, por la ofensiva de Texas. El mejor librado fue Erik Johnson, quien continúa con problemas para ser consistente, sin embargo, contó con suerte y pudo llevarse la victoria pese a otorgar cinco bases por bolas.

En el relevo en los últimos juegos se ha visto mejoría especialmente por parte de Ronald Belisario que es una pieza de suma importancia en el futuro del equipo. Ya el derecho venezolano tiene dos de sus últimas tres presentaciones sin aceptar carreras ni hits.

Ahora falta que hombres como Scott Downs llegue al nivel por el cual los Medias Blancas le dieron cuatro millones de dólares para esta temporada. Si principal problema ha sido el control ante los zurdos, los hombres a los que se supone debe retirar. A ellos les ha dado cuatro de las seis bases por bolas que ha otorgado en la temporada.

Hacer los ajustes necesarios para ser constantes y efectivos en el pitcheo, tanto en el abridor como en el relevo -que es el peor de la liga, con efectividad de 5.72 y 45 bases por bolas- es necesario para que los Medias Blancas pueden ser regulares en su juego y enfrentar exitosa y satisfactoriamente esta nueva semana, en la que además de enfrentar en cuatro encuentro a los Tigres se medirán en tres, pero en casa, a los Rays de Tampa Bay.

Será una semana de mucha intensidad y lucha, pero en la cual se podrá medir el pulso ante los equipos favoritos.

 

La redención de Alexei Ramírez

En las primeras dos semanas de la temporada no ha habido un bateador más caliente en Grandes Ligas que el campocorto de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez.

El cubano ha tenido el mejor inicio de campaña en su carrera en las mayores y eso desde luego ha sido un motivo de satisfacción para él, quien es uno de los peloteros que más siente y padece las victorias y derrotas del conjunto, sin mencionar que es uno de esos hombres que día a día se exige perfección.

Para Alexei no ha habido una fórmula secreta para el desempeño que lo tiene en este momento en el mejor bateador de la Liga Americana, con promedio de .420 -líder-, porcentaje de embasado de .463 -el segundo más elevado del circuito- slugging de .680 -líder- y OPS de 1.143 -líder.

“Creo que simplemente las cosas me han salido bien desde el primer día y antes no era así”, dijo Ramírez, quien agregó: “Esto ha sido algo muy bueno, porque le da a uno más confianza. Lo mejor es que todo eso ha servido para ayudar al equipo a ganar”.

Y vaya que esa actuación del campocorto cubano ha servido para que los Medias Blancas tengan récord positivo (7-6) tras las dos primeras semanas de la campaña.

Ramírez decidió el triunfo (4-3) del pasado domingo, ante los Indios de Cleveland, con un cuadrangular productor de dos carreras en el noveno inning.

Ese fue el tercer jonrón que conectó en la campaña. Esta es apenas la segunda vez en su carrera que dispara tres cuadrangulares en los primeros 11 juegos del equipo, la primera había sido en el 2011. Los tres vuelacercas que tiene el cubano ahorita representan la mitad del total que dio en el 2013.

Ramírez además tiene viva una cadena de 13 juegos con hits, al conectar al menos un indiscutible en cada uno de los encuentros del equipo en el arranque de la campaña. En estos momentos se encuentra a dos del récord del equipo, que lo tiene Frank Thomas, al disparar incomibles en los primeros 15 partidos del equipo en la temporada.

Entre las estadísticas que ha acumulado el campocorto de los Medias Blancas en este 2014 están 21 hits -tope en la Liga Americana- 12 carreras remolcadas y 11 anotadas -ambas cifras lo colocan tercero en esos departamentos en el joven circuito-, cuatro dobles -séptimo en la liga-.

Este arranque de Ramírez es una gran noticia y una gran ayuda para los Medias Blancas, por eso hay que disfrutar del momento y alegrarse y celebrar por el cubano, quien hace un año tuvo una difícil campaña en medio de la debacle del equipo.

 

 

La primera impresión siempre cuenta

El primer día de la temporada siempre genera emociones, por ser el día en el que se inicia el béisbol y el día en el que todos los equipos están igualados y todos aspiran a tener un gran año. Precisamente por esto último es que para muchos es importante aprovechar el ambiente de ese día inaugural para mostrar parte de lo que se verá en el camino de los 162 juegos que cubren la ronda regular.

En el caso de los Medias Blancas esa primera impresión fue buena y mostró lo que esperábamos y esperamos se mantenga durante esta temporada, un equipo dinámico, con Adam Eaton imprimiéndole energía al juego, con su velocidad, su capacidad para embasarse y para poner la bola en juego.

También estuvo presente el sello que José Abreu, quien también exhibió lo que se puede esperar de él y más. El cubano bateó de 4-2 en su estreno. En su primer turno al bate conectó un doble al jardín derecho. Luego, con corredor en posición de anotar, ligó un sencillo al bosque izquierdo con el que consiguió su primera remolcada en las mayores.

El trabajo que hacen y el cuidado que infunden los hombres que estarán en la parte media de la alineación (Abreu, Adam Dunn/Paul Konerko y Avisail García) fue aprovechado por Alejandro De Aza, quien por primera vez en su carrera conectó dos jonrones en un encuentro y en el de ayer esos dos cuadrangulares marcaron la diferencia.

Esto último, el provecho que saquen los bateadores que estén alrededor del núcleo ofensivo en la parte media será importante en la producción de los Medias Blancas, porque mientras mayor ventaja tomen ellos (Conor Gillaspie, De Aza/Dayán Viciedo y Alexei Ramírez) mayor será la productividad del equipo. Ayer se dio una muestra.

El pitcheo, con Chris Sale al mando, estuvo a la altura, incluyendo el trabajo del bullpen, que no permitió libertades.

Los Medias Blancas dieron una muestra fiel de lo que podemos ver de ellos en los próximo 161 juegos que restan en la campaña.

Será emocionante.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.