Results tagged ‘ Liga Americana ’

José Abreu abre nuevo capítulo en MLB

Una vez más José Abreu escribe su nombre en un nuevo capítulo en la historia de Grandes Ligas.

El primera base de los Medias Blancas fue designado este lunes como el Mejor Jugador de la Liga Americana en el mes de Julio.

Con la distinción el cubano se convirtió en el primer jugador en los anales de las mayores en ser reconocido en como el pelotero más destacado de la liga en dos oportunidades en su campaña de novato.

La primera vez que Abreu ganó el premio fue durante el primer mes de la campaña, Abril, cuando bateó .270, con ocho dobles, un triple, diez jonrones y 32 carreras remolcadas. En esta segunda ocasión el inicialista de los Medias Blancas ligó para .374, con 11 dobles seis cuadrangulares 19 carreras remolcadas.

Abreu, además, obtuvo su tercera distinción como el mejor novato de la liga, algo que nunca antes había hecho un jugador de los Medias Blancas y que solamente en la historia de las mayores solo habían logrado Ichiro Suzuki y Mike Trout.

Poco a poco, el cubano se ha encargado de abrirse paso entre los mejores en su primera temporada en el máximo nivel, en la que acumula promedio ofensivo de .304, con 28 dobles, un triple, 31 jonrones -líder en MLB- y 84 carreras remolcadas -líder en MLB-. Además tiene promedio de embasado de .361, slugging de .627 -líder en MLB- y OPS de .988 -líder en la Liga Americana-.

Abreu está construyendo un sólido caso para ser considerado al Jugador Más Valioso de la Liga Americana y, por su puesto, al premio Novato del Año, para el cual no debe tener ningún obstáculo.

Aquí una entrevista que le hicimos a José Abreu, luego de su designación como el Mejor Jugador de Julio en la Liga Americana

Tres al Juego de Estrellas

Por primera vez desde el 2006, los Medias Blancas tendrán este año a tres jugadores en el Juego de Estrellas, que se efectuará el próximo martes 15 de julio, en el Target Field de Minnesota.

El primera base, José Abreu, y el campocorto, Alexei Ramírez, ya tenían su cupo asegurado desde el primer anuncio oficial hecho por Major League Baseball el pasado domingo, solo faltaba que Chris Sale ganara en la competencia del Voto Final y lo hizo.

Sale, quien ha sido uno de los lanzadores más efectivos y dominantes de esta temporada, venció a sus rivales de punta a punta y se convirtió en el tercer representante de los Medias Blancas en el Clásico de Mitad de temporada.

Este trío de peloteros bien merecen el honor, por estar cada uno entre los mejores peloteros de su posición en lo que va de campaña.

Para Abreu y Ramírez, como lo dijimos en el post anterior, será la primera participación en un Juego de Estrellas, mientras que para Sale será la tercera.

Abreu, quien en este momento tiene una cadena de cinco encuentros con hits, es líder en jonrones (28) y en slugging (.629) en la Liga Americana (28); además es segundo en extrañases (49), tercero en carreras remolcadas (71), en OPS (.966) y en bases alcanzadas (195). Ramírez, por su parte, comanda a los campocortos del circuito en hits (102) y cuadrangulares (8), es segundo en impulsadas (41), es tercero en promedio al bate (.283), slugging (.403) y OPS (.720).

Mientras tanto, entre los lanzadores del joven circuito Sale es líder en efectividad (2.08), en whip (.084) y en average permitido a los rivales (.190).

Todos esos registros muestran los méritos de cada uno de ellos para estar en el Juego de Estrellas y representar a los Medias Blancas. No debe sorprender si el manager del equipo de la Liga Americana, John Farrell, anuncia a Sale, quien ganó el encuentro el año pasado, como el abridor del Clásico.

Para el conjunto de Chicago esta es la decimonovena ocasión que tienen a tres delegados en el Juego de Estrellas. La última vez fue en el 2006 cuando asistieron Jermaine Dye, Paul Konerko y Jim Thome.

Merecido

No podía ser de otra forma. José Abreu y Alexei Ramírez debían ser electo para el Juego de Estrellas y lo fueron. Ahora solo falta Chris Sale.

El primera base de los Medias Blancas ha sido el mejor productor de la Liga Americana e incluso de las Grandes Ligas, por lo que su selección era obvia. Su desempeño además le ha podido dar a titularidad, porque ha sido mejor que el de Miguel Cabrera, quien ganó la votación de los fanáticos y quien es uno de los mejores bateadores del momento y de la historia del juego.

Para Abreu, quien está en su temporada de estreno en las mayores, este es solo un logro más y un gran reconocimiento en la carrera que apenas inicia.

El cubano se convirtió en el quinto novato en la historia de los Medias Blancas en ser seleccionado para el Juego de Estrellas, el primero desde que lo hiciera Ron Kittle, en 1983.

Abreu ha ganado este año el premio al Mejor Jugador del Mes de Abril y en dos oportunidades al Mejor Novato del Mes (abril y junio).

En este momento es colíder en jonrones, con 27, líder absoluto en slugging, con .616, tercero en carreras remolcadas, con 69, y cuarto OPS, con .941.

Esos números lo hacen más que merecedor para representar a los Medias Blancas en el Clásico de Mitad de temporada.

Al igual que Abreu está Ramírez, quizás el mejor campocorto all-around en la Liga Americana.

Tras seis años y medio en Grandes Ligas, Ramírez fue seleccionado por primera vez al Juego de Estrellas, debido a lo que hasta el momento ha sido una de las mejores primeras mitades de campaña que ha tenido en su carrera.

Entre los campocortos de la Liga Americana, Alexei es primero en hits (98) y en jonrones (8), es segundo en carreras remolcadas (41) y slugging (408), tercero en OPS (.728) y promedio al bate (.286) y cuarto en bases robadas, con 14.

Ramírez es el primer campocorto de los Medias Blancas en ir al Juego de Estrellas desde que lo hiciera Ozzie Guillén, en 1991.

Ahora, Sale, uno de los lanzadores más dominantes que ha actuado en la temporada, debe ganarse su puesto en el Clásico de Mitad de temporada por la vía del voto de los aficionados, en el Voto Final.

Es cierto, que Sale se perdió más de un mes una lesión en su antebrazo izquierdo, pero en el tiempo que ha lanzado ha sido de los mejores monticulistas de Grandes Ligas, no solo de la Liga Americana. Esa es razón suficiente por la cual votar por él y ponerle en el Juego de Estrellas, donde ya estuvo el año pasado y fue el lanzador ganador.

El mito de la culpa ofensiva

Los Medias Blancas han perdido cuatro juegos consecutivos y han caído en la peor marca de la campaña. Por primera vez, el conjunto del sur de Chicago tiene seis juegos por debajo de la marca de .500.

Ante el pobre desempeño del equipo que dirige Robin Ventura ya hay muchos señalando culpables y responsables, pero hay que ser honestos, jugar a ser jueces en estos momentos tampoco es muy responsable, así como echarle la culpa de todo a un área u otra del equipo.

Lamentablemente, los Medias Blancas han sido un conjunto irregular durante todo lo que va de temporada. Cuando el equipo ha bateado, y bien que lo ha hecho durante la mayor parte de la campaña, el pitcheo no ha estado presente y viceversa.

Entre quienes quieren un culpable hay los que señalan a la ofensiva del equipo como la responsable del mal momento que se vive, solo porque el equipo, en las ocho derrotas que tienen en los últimos diez juegos, ha hecho 35 carreras, bateando solo para .245.

Sin embargo, repasemos que la ofensiva de los Medias Blancas a lo largo de la temperada es la quinta con más carrera producidas en la Liga Americana, con 333; además es la cuarta con más encuentros de cuatro o más carreras, con 43, y es sexta en carrera por juego, con un promedio de 4.38.

¿Cómo entonces echarle la culpa a una ofensiva que está entre las más productivas de la liga?

Muchos se olvidan que para esta temporada una de las bases en las cuales estaba sustentada el éxito del equipo era el pitcheo, pero tras 76 juegos el staff de pitcheo ha dejado una gran deuda pendiente y es ahí por lo que el equipo no ha encontrado regularidad en la campaña.

El pitcheo de los Medias Blancas ha tenido esporádicos tiempos de consistencia.

El staff de lanzadores de Chicago registra la segunda peor en efectividad (4.39) y whip (1.42) de la Liga Americana, es el que más bases por bolas tiene (289). Además en 47 juegos han aceptado cuatro o más anotaciones, ubicando en el tercer lugar en lado negativo de ese departamento. Todo eso ha creado una bomba de tiempo para los Medias Blancas que poco a poco ha comenzado a explotar sin que se haya encontrado la manera de detenerla.

Poniendo esos números en contextos nos damos cuenta que mientras que la ofensiva, una de las más productivas de la liga, registra un promedio de 4.38 carreras por juegos, el pitcheo concede 4.39.

En otra comparación tenemos que mientras que el equipo acumula 43 juegos de cuatro o más carreras producidas por la ofensiva, el pitcheo tiene 47 juegos de cuatro o más carreras permitidas.

¿Se entiende el punto ahora?

Sí, exacto. Es el pitcheo el que ha defraudado en lo que va de campaña. La ofensiva ha hecho su trabajo, claro que uno quisiera que todos los días se hicieran diez o doce carreras, pero eso es vivir en un mundo imaginario, porque la ofensiva es una de las áreas más variantes del béisbol, es por ello que aún cuando se falla en siete de diez veces todavía se dice que es bueno, sobresaliente.

Así que no todo es culpa de la ofensiva, dejemos el mito creado por la repugnante actuación ofensiva del equipo en el 2013.

Alexei Ramírez y José Abreu los más votados

El campocorto de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez, y el primera base, José Abreu, fueron los únicos dos peloteros del equipo que apetecieron entre los más votados por los aficionados para asistir al Juego de Estrellas de esta temporada.

Ramírez se ubicó en el segundo lugar entre los campocortos, solo detrás del capitán de los Yankees de Nueva York, Derek Jeter.

El cubano tiene 432.537 votos, por 602.525 de Jeter.

Alexei ha sido el mejor bateador de los Medias Blancas en lo que va de campaña y eso le ha permitido llamar la atención alrededor del mundo del béisbol en lo que va de campaña, en la que incluso ha estado liderando el liderato de bateo de la Liga Americana, así como el de hits conectados (65) y el de encuentro con múltiples incogibles (20).

En estos momentos, el campocorto tiene promedio de .320, con ocho dobles, dos triples, siete jonrones, 36 carreras remolcadas y 30 anotadas. Además registra nueve bases estafadas. Su porcentaje de embasado es de .355, su slugging de .483 y su OPS de .838. Ha jugado todos los encuentros del equipo.

Por el otro lado está su compatriota, Abreu, quien ha sido una de las máximas atracciones ofensiva de la temporada en Grandes Ligas, al quebrar las marcas de jonrones y carreras remolcadas para un novato en su primer mes de temporada.

Abreu ha sido el bateador más productivo de los Medias Blancas en la campaña y uno de los más productivos en las mayores.

El arrollador ritmo ofensivo que tenía se vio detenido por una lesión en su tobillo izquierdo, por la cual tuvo que ser inscrito en la lista de lesionados de 15 días, en la que ya tiene diez diez.

Para el momento de su lesión, Abreu era el líder en carreras remolcadas (42) y jonrones (15) en el joven circuito. En este momento y con el tiempo de acción que ha perdido se mantiene entre los líderes en ambos departamentos, en los que es superado solo por Nelson Cruz, de los Orioles de Baltimore.

Abreu se encuentra en el tercer escaño entre los primeras base de la Liga Americana, con 367.617 votos, detrás de Miguel Cabrera (440,407), de los Tigres de Detroit, y Albert Pujols (371,193), de los Angelinos de Los Ángeles.

Los registros que posee en la temporada el cubano son de .260 de promedio ofensivo, 11 dobles, un triple, 15 jonrones, 42 carreras remolcadas y 29 anotadas. Su porcentaje de embasado es de .312, con un slugging de .595 y un OPS de .908.

Para votar por Alexei y Abreu, así como por el resto de los jugadores de los Medias Blancas lo pueden hacer visitando aquí: Voto para el Juego de Estrellas

Jonrones, divina bendición

La producción de jonrones siempre ha sido una constante dentro de los Medias Blancas de Chicago y en esta temporada no ha sido la excepción.

La ofensiva de los Medias Blancas es la segunda con la mayor cantidad de cuadrangulares en la Liga Americana, con 50. Solo detrás de los Azulejos de Toronto, que tienen 59.

El cubano, José Abreu, tiene la mayor contribución de vuelacercas en ese total de 50 de los ChiSox en la campaña, con 15. Detrás de él está su compatriota Alexei Ramírez, con seis, al igual que Adam Dunn.

Los jonrones en los Medias Blancas prácticamente determinan el destino del equipo en cada encuentro. Cuando la ofensiva conecta al menos un cuadrangular el conjunto tiene marca de 18 triunfos y nueve derrotas, cuando dan más de uno su récord es de 11-3, mientras que cuando no conectan ninguno su foja es negativa, 4-15.

Así que de esta forma los Medias Blancas demuestran nuevamente ser un equipo jonrón-dependiente. Pero ellos tienen todavía jugadores que pueden diversificar la ofensiva y cambiar un poco eso.

 

La redención de Alexei Ramírez

En las primeras dos semanas de la temporada no ha habido un bateador más caliente en Grandes Ligas que el campocorto de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez.

El cubano ha tenido el mejor inicio de campaña en su carrera en las mayores y eso desde luego ha sido un motivo de satisfacción para él, quien es uno de los peloteros que más siente y padece las victorias y derrotas del conjunto, sin mencionar que es uno de esos hombres que día a día se exige perfección.

Para Alexei no ha habido una fórmula secreta para el desempeño que lo tiene en este momento en el mejor bateador de la Liga Americana, con promedio de .420 -líder-, porcentaje de embasado de .463 -el segundo más elevado del circuito- slugging de .680 -líder- y OPS de 1.143 -líder.

“Creo que simplemente las cosas me han salido bien desde el primer día y antes no era así”, dijo Ramírez, quien agregó: “Esto ha sido algo muy bueno, porque le da a uno más confianza. Lo mejor es que todo eso ha servido para ayudar al equipo a ganar”.

Y vaya que esa actuación del campocorto cubano ha servido para que los Medias Blancas tengan récord positivo (7-6) tras las dos primeras semanas de la campaña.

Ramírez decidió el triunfo (4-3) del pasado domingo, ante los Indios de Cleveland, con un cuadrangular productor de dos carreras en el noveno inning.

Ese fue el tercer jonrón que conectó en la campaña. Esta es apenas la segunda vez en su carrera que dispara tres cuadrangulares en los primeros 11 juegos del equipo, la primera había sido en el 2011. Los tres vuelacercas que tiene el cubano ahorita representan la mitad del total que dio en el 2013.

Ramírez además tiene viva una cadena de 13 juegos con hits, al conectar al menos un indiscutible en cada uno de los encuentros del equipo en el arranque de la campaña. En estos momentos se encuentra a dos del récord del equipo, que lo tiene Frank Thomas, al disparar incomibles en los primeros 15 partidos del equipo en la temporada.

Entre las estadísticas que ha acumulado el campocorto de los Medias Blancas en este 2014 están 21 hits -tope en la Liga Americana- 12 carreras remolcadas y 11 anotadas -ambas cifras lo colocan tercero en esos departamentos en el joven circuito-, cuatro dobles -séptimo en la liga-.

Este arranque de Ramírez es una gran noticia y una gran ayuda para los Medias Blancas, por eso hay que disfrutar del momento y alegrarse y celebrar por el cubano, quien hace un año tuvo una difícil campaña en medio de la debacle del equipo.

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.