Results tagged ‘ José Abreu ’

José Abreu abre nuevo capítulo en MLB

Una vez más José Abreu escribe su nombre en un nuevo capítulo en la historia de Grandes Ligas.

El primera base de los Medias Blancas fue designado este lunes como el Mejor Jugador de la Liga Americana en el mes de Julio.

Con la distinción el cubano se convirtió en el primer jugador en los anales de las mayores en ser reconocido en como el pelotero más destacado de la liga en dos oportunidades en su campaña de novato.

La primera vez que Abreu ganó el premio fue durante el primer mes de la campaña, Abril, cuando bateó .270, con ocho dobles, un triple, diez jonrones y 32 carreras remolcadas. En esta segunda ocasión el inicialista de los Medias Blancas ligó para .374, con 11 dobles seis cuadrangulares 19 carreras remolcadas.

Abreu, además, obtuvo su tercera distinción como el mejor novato de la liga, algo que nunca antes había hecho un jugador de los Medias Blancas y que solamente en la historia de las mayores solo habían logrado Ichiro Suzuki y Mike Trout.

Poco a poco, el cubano se ha encargado de abrirse paso entre los mejores en su primera temporada en el máximo nivel, en la que acumula promedio ofensivo de .304, con 28 dobles, un triple, 31 jonrones -líder en MLB- y 84 carreras remolcadas -líder en MLB-. Además tiene promedio de embasado de .361, slugging de .627 -líder en MLB- y OPS de .988 -líder en la Liga Americana-.

Abreu está construyendo un sólido caso para ser considerado al Jugador Más Valioso de la Liga Americana y, por su puesto, al premio Novato del Año, para el cual no debe tener ningún obstáculo.

Aquí una entrevista que le hicimos a José Abreu, luego de su designación como el Mejor Jugador de Julio en la Liga Americana

Al rojo vivo

La ofensiva de los Medias Blancas atraviesa por uno de sus mejores momentos de la campaña.

En los últimos cinco encuentros la ofensiva del equipo ha conectado 65 hits, entre ellos siete jonrones; además ha fabricado 35 carreras, incluyendo las 11 de ayer ante los Tigres de Detroit.

En medio de este explosivo momento, los Medias Blancas han ganado cuatro de los cinco encuentros que han disputado.

En esas cuatro victorias del equipo en ese lapso, la ofensiva ha conectado al menos diez indiscutibles por encuentro, siendo 17 la mayor cantidad conseguida en un juego.

Los Medias Blancas fabricaron ayer, en el primer encuentro de la serie ante los Tigres de Detroit, siete carreras en la séptima entrada. Ese es el tope de anotaciones logradas en una entrada durante esta campaña, en la que lo han hecho en cuatro ocasiones, dos de ellas frente a los bengalíes.

-

José Abreu continúa con su tórrido bateo en la campaña. El cubano se convirtió ayer en el primer pelotero desde 2011, cuando lo hizo Jacoby Ellsbury, en lograr dos cadenas de al menos 18 juegos con hits en una temporada. Además es tan solo el segundo en hacerlo en los Medias Blancas, desde que el miembro del Salón de la Fama, Eddie Collins, lo hiciera en 1920; en esa oportunidad Collins tuvo una seguidilla de 21 y otra de 22.

Desde 1949, solo Ichiro Suzuki ha logrado registrar dos cadenas de encuentros con hits de 18 o más, como lo ha hecho este año Abreu.

El cubano logro anoche, además, su vigésimo primer juego de la temporada de múltiples carreras remolcadas. Solo superado por Miguel Cabrera en Grandes Ligas, este campaña.

Abreu tomó por asalto, también ayer, el liderato de impulsadas, al remolcar cuatro para llegar a 83 en el año. Ahora es líder de jonrones (31), de fletadas (83) y de SLG (.632).

-

Un dato curioso: el encuentro de ayer fue apenas el segundo en la temporada en el que los Medias Blancas conectando jonrones consecutivos. Lo hicieron José Abreu y Adam Dunn. Anteriormente lo habían hecho Avisail García y Alexei Ramírez, el 8 de abril, ante los Rockies de Colorado.

Tres al Juego de Estrellas

Por primera vez desde el 2006, los Medias Blancas tendrán este año a tres jugadores en el Juego de Estrellas, que se efectuará el próximo martes 15 de julio, en el Target Field de Minnesota.

El primera base, José Abreu, y el campocorto, Alexei Ramírez, ya tenían su cupo asegurado desde el primer anuncio oficial hecho por Major League Baseball el pasado domingo, solo faltaba que Chris Sale ganara en la competencia del Voto Final y lo hizo.

Sale, quien ha sido uno de los lanzadores más efectivos y dominantes de esta temporada, venció a sus rivales de punta a punta y se convirtió en el tercer representante de los Medias Blancas en el Clásico de Mitad de temporada.

Este trío de peloteros bien merecen el honor, por estar cada uno entre los mejores peloteros de su posición en lo que va de campaña.

Para Abreu y Ramírez, como lo dijimos en el post anterior, será la primera participación en un Juego de Estrellas, mientras que para Sale será la tercera.

Abreu, quien en este momento tiene una cadena de cinco encuentros con hits, es líder en jonrones (28) y en slugging (.629) en la Liga Americana (28); además es segundo en extrañases (49), tercero en carreras remolcadas (71), en OPS (.966) y en bases alcanzadas (195). Ramírez, por su parte, comanda a los campocortos del circuito en hits (102) y cuadrangulares (8), es segundo en impulsadas (41), es tercero en promedio al bate (.283), slugging (.403) y OPS (.720).

Mientras tanto, entre los lanzadores del joven circuito Sale es líder en efectividad (2.08), en whip (.084) y en average permitido a los rivales (.190).

Todos esos registros muestran los méritos de cada uno de ellos para estar en el Juego de Estrellas y representar a los Medias Blancas. No debe sorprender si el manager del equipo de la Liga Americana, John Farrell, anuncia a Sale, quien ganó el encuentro el año pasado, como el abridor del Clásico.

Para el conjunto de Chicago esta es la decimonovena ocasión que tienen a tres delegados en el Juego de Estrellas. La última vez fue en el 2006 cuando asistieron Jermaine Dye, Paul Konerko y Jim Thome.

Merecido

No podía ser de otra forma. José Abreu y Alexei Ramírez debían ser electo para el Juego de Estrellas y lo fueron. Ahora solo falta Chris Sale.

El primera base de los Medias Blancas ha sido el mejor productor de la Liga Americana e incluso de las Grandes Ligas, por lo que su selección era obvia. Su desempeño además le ha podido dar a titularidad, porque ha sido mejor que el de Miguel Cabrera, quien ganó la votación de los fanáticos y quien es uno de los mejores bateadores del momento y de la historia del juego.

Para Abreu, quien está en su temporada de estreno en las mayores, este es solo un logro más y un gran reconocimiento en la carrera que apenas inicia.

El cubano se convirtió en el quinto novato en la historia de los Medias Blancas en ser seleccionado para el Juego de Estrellas, el primero desde que lo hiciera Ron Kittle, en 1983.

Abreu ha ganado este año el premio al Mejor Jugador del Mes de Abril y en dos oportunidades al Mejor Novato del Mes (abril y junio).

En este momento es colíder en jonrones, con 27, líder absoluto en slugging, con .616, tercero en carreras remolcadas, con 69, y cuarto OPS, con .941.

Esos números lo hacen más que merecedor para representar a los Medias Blancas en el Clásico de Mitad de temporada.

Al igual que Abreu está Ramírez, quizás el mejor campocorto all-around en la Liga Americana.

Tras seis años y medio en Grandes Ligas, Ramírez fue seleccionado por primera vez al Juego de Estrellas, debido a lo que hasta el momento ha sido una de las mejores primeras mitades de campaña que ha tenido en su carrera.

Entre los campocortos de la Liga Americana, Alexei es primero en hits (98) y en jonrones (8), es segundo en carreras remolcadas (41) y slugging (408), tercero en OPS (.728) y promedio al bate (.286) y cuarto en bases robadas, con 14.

Ramírez es el primer campocorto de los Medias Blancas en ir al Juego de Estrellas desde que lo hiciera Ozzie Guillén, en 1991.

Ahora, Sale, uno de los lanzadores más dominantes que ha actuado en la temporada, debe ganarse su puesto en el Clásico de Mitad de temporada por la vía del voto de los aficionados, en el Voto Final.

Es cierto, que Sale se perdió más de un mes una lesión en su antebrazo izquierdo, pero en el tiempo que ha lanzado ha sido de los mejores monticulistas de Grandes Ligas, no solo de la Liga Americana. Esa es razón suficiente por la cual votar por él y ponerle en el Juego de Estrellas, donde ya estuvo el año pasado y fue el lanzador ganador.

Lazos cubanos

Los Medias Blancas de Chicago han por décadas una estrecha relación con los peloteros latinos y con todo el talento que hay en los país caribeños.

Esa relación data del año 1922, cuando el cubano, José Acosta, se convirtió en el primer latino en jugar con los Medias Blancas. Después de él estuvo el venezolano, Alfonso “Chico” Carrasquel, el cubano, Minnie Miñoso, y de ahí una avalancha de latinos hasta el día de hoy, en el que hay cuatro cubano, dos venezolanos y cuatro dominicanos.

Lo más llamativo, sin duda, es el hecho de tener en este momento a cuatro cubanos, siendo los Medias Blancas el primer equipo desde 1960, cuando lo hizo Cleveland, en tener desde el inicio de una campaña a cuatro isleños en su roster.

Ante esa situación y por la historia que ata a la organización de Chicago con los cubanos, esta mañana se realizó un evento para explicar el impacto que estos jugadores, representados hoy en José Abreu, Alexei Ramírez, Dayán Viciedo y Adrián Nieto, tienen en el equipo y en el béisbol, junto, desde luego, con sus otros compatriotas que hacen vida en los otros equipos de las mayores.

En el acto, además de Abreu, Ramírez, Viciedo y Nieto, estuvieron presentes Orlando “Duque” Hernández y Minnie Miñoso. Todos en medio de una conversación moderada por el periodista cubano de ESPN, Pedro Gómez, expresaron sus experiencia en Grandes Ligas, con los Medias Blancas y con el nuevo mundo, tras su salida de Cuba.

Aquí les dejamos algunos quotes durante este encuentro.

Minnie Miñoso

- Le doy las gracia a los Medias Blancas de Chicago por abrirnos las puertas para jugar en este nivel. Les pido que mantengan abiertas las puertas para todos.

- Todos los días yo juego con ustedes (con los cubanos que actualmente se desempeñan en el equipo), como mentor, porque físicamente no puedo, pero si mentalmente. Yo estoy ahí junto a ustedes cada vez que salen al terreno y hacen algo.

Orlando “Duque” Hernández

- Quiero disculparme con la organización por haberme ido de la forma en la que lo hice, cuando creo que debí haberme quedado. A veces uno se arrepiente de las decisiones que uno toma, pero a veces es muy tarde cuando eso pasa. Aquí me trataron muy bien.

- Lo que estamos viendo ahorita con la presencia de peloteros cubanos en Grandes Ligas es muy importante, porque esa representación la perdimos durante un tiempo. En Cuba todavía hay mucho talento, porque allá comemos béisbol, pero hacen falta muchas otras cosas más.

- Los peloteros cubanos van a seguir llegando. Los refuerzos, para respaldar a esa generación que representó Minnie, se tardaron un poco en llegar, pero poco a poco hemos estado llegando y van a seguir llegando.

- La mayor diferencia aquí con respecto al béisbol de Cuba es que aquí se respeta al pelotero, se le trata bien. Mientras allá uno va en bicicleta, aquí uno maneja un carro. Mientras allá a veces no hay ni que comer, aquí uno se come un steak.

- Lo que queremos es una Cuba libre. No le deseo la muerte a nadie, solo que haya libertad en Cuba para nosotros poder volver.

Alexei Ramírez

- José Contreras fue una gran influencia para venir acá, para salir de Cuba y firmar con los Medias Blancas. Cuando firmé con el equipo sentí una gran emoción, pero no fue completa porque no estaba con mi familia.

- Me siento feliz de jugar con los Medias Blancas, la gente me ha acogido muy bien.

- A mi me gusta jugar todos los días, porque uno está acostumbrado a hacerlo en Cuba y mientras uno tenga fuerza quiere estar en el terreno.

José Abreu

- La diferencia entre el béisbol de Cuba y el de aquí es muy grande, especialmente en la parte táctica, en la preparación y en la forma de jugar.

Dayán Viciedo

- En la adaptación aquí lo más difícil es el clima, que es muy frío, pero uno poquito a poquito se va tratando de acostumbrar, aunque no es algo fácil.

Sentir mundialista

Dayán Viciedo -Brasil-, José Quintana -Colombia-, Javy Guerra -México-, André Rienzo -Brasil-, Adam Eaton -Estados Unidos-, Alexei Ramírez -Argentina-, y José Abreu -Francia- posaron con las camisetas de sus selecciones favoritas en la Copa del Mundo Brasil 2014

Dayán Viciedo -Brasil-, José Quintana -Colombia-, Javy Guerra -México-, André Rienzo -Brasil-, Adam Eaton -Estados Unidos-, Alexei Ramírez -Argentina-, y José Abreu -Francia- posaron con las camisetas de sus selecciones favoritas en la Copa del Mundo Brasil 2014

La fiebre del mundial Brasil 2014 ha inundado a los jugadores de los Medias Blancas de Chicago.

Este viernes, en el inicio de la Copa del Mundo 2014, los integrantes de los ChiSox vistieron las camisetas de sus equipos favoritos en la máxima cita futbolística del planeta.

Andre Rienzo, desde luego, era el más orgulloso de todo, al portar la camisa de su país, Brasil, que además es el anfitrión el evento. Alexei Ramírez llevaba la de Argentina, con el número diez de Lionel Messi. Adam Eaton portaba la de su selección, Estados Unidos. Dayán Viciedo tenía la de Brasil. El barranquillero, José Quintana, llevaba la de Colombia, apoyando a su país. José Abreu, por su parte, se vistió con la de Francia. Mientras que Javy Guerra vestía la de México.

En medio de este grupo y debido a la pasión que desata el mundial, Rienzo y Ramírez hicieron una amistosa apuesta, en la que si Brasil gana el campocorto tendrá que ponerse la camiseta canarinha y posar con ella, mientras que si es Argentina la que gana el mundial será el brasileño el que se vista con la albiceleste.

“Alexei no sabe nada de fútbol. Nosotros vamos a ganar. Espero que así sea, porque si perdemos y me tengo que poner la camisa de Argentina y tomarme una foto no sé donde me voy a meter cuando regrese a mi país”, dijo Rienzo.

Durante el primer tiempo del partido inaugural, entre Brasil y Croacia, en el dugout de los Medias Blancas todo lo que se conversaba era de fútbol y lo que se ligaban eran goles, no jonrones, ni ponches. Esa es la fiebre del mundial.

Alexei Ramírez y José Abreu los más votados

El campocorto de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez, y el primera base, José Abreu, fueron los únicos dos peloteros del equipo que apetecieron entre los más votados por los aficionados para asistir al Juego de Estrellas de esta temporada.

Ramírez se ubicó en el segundo lugar entre los campocortos, solo detrás del capitán de los Yankees de Nueva York, Derek Jeter.

El cubano tiene 432.537 votos, por 602.525 de Jeter.

Alexei ha sido el mejor bateador de los Medias Blancas en lo que va de campaña y eso le ha permitido llamar la atención alrededor del mundo del béisbol en lo que va de campaña, en la que incluso ha estado liderando el liderato de bateo de la Liga Americana, así como el de hits conectados (65) y el de encuentro con múltiples incogibles (20).

En estos momentos, el campocorto tiene promedio de .320, con ocho dobles, dos triples, siete jonrones, 36 carreras remolcadas y 30 anotadas. Además registra nueve bases estafadas. Su porcentaje de embasado es de .355, su slugging de .483 y su OPS de .838. Ha jugado todos los encuentros del equipo.

Por el otro lado está su compatriota, Abreu, quien ha sido una de las máximas atracciones ofensiva de la temporada en Grandes Ligas, al quebrar las marcas de jonrones y carreras remolcadas para un novato en su primer mes de temporada.

Abreu ha sido el bateador más productivo de los Medias Blancas en la campaña y uno de los más productivos en las mayores.

El arrollador ritmo ofensivo que tenía se vio detenido por una lesión en su tobillo izquierdo, por la cual tuvo que ser inscrito en la lista de lesionados de 15 días, en la que ya tiene diez diez.

Para el momento de su lesión, Abreu era el líder en carreras remolcadas (42) y jonrones (15) en el joven circuito. En este momento y con el tiempo de acción que ha perdido se mantiene entre los líderes en ambos departamentos, en los que es superado solo por Nelson Cruz, de los Orioles de Baltimore.

Abreu se encuentra en el tercer escaño entre los primeras base de la Liga Americana, con 367.617 votos, detrás de Miguel Cabrera (440,407), de los Tigres de Detroit, y Albert Pujols (371,193), de los Angelinos de Los Ángeles.

Los registros que posee en la temporada el cubano son de .260 de promedio ofensivo, 11 dobles, un triple, 15 jonrones, 42 carreras remolcadas y 29 anotadas. Su porcentaje de embasado es de .312, con un slugging de .595 y un OPS de .908.

Para votar por Alexei y Abreu, así como por el resto de los jugadores de los Medias Blancas lo pueden hacer visitando aquí: Voto para el Juego de Estrellas

Jonrones, divina bendición

La producción de jonrones siempre ha sido una constante dentro de los Medias Blancas de Chicago y en esta temporada no ha sido la excepción.

La ofensiva de los Medias Blancas es la segunda con la mayor cantidad de cuadrangulares en la Liga Americana, con 50. Solo detrás de los Azulejos de Toronto, que tienen 59.

El cubano, José Abreu, tiene la mayor contribución de vuelacercas en ese total de 50 de los ChiSox en la campaña, con 15. Detrás de él está su compatriota Alexei Ramírez, con seis, al igual que Adam Dunn.

Los jonrones en los Medias Blancas prácticamente determinan el destino del equipo en cada encuentro. Cuando la ofensiva conecta al menos un cuadrangular el conjunto tiene marca de 18 triunfos y nueve derrotas, cuando dan más de uno su récord es de 11-3, mientras que cuando no conectan ninguno su foja es negativa, 4-15.

Así que de esta forma los Medias Blancas demuestran nuevamente ser un equipo jonrón-dependiente. Pero ellos tienen todavía jugadores que pueden diversificar la ofensiva y cambiar un poco eso.

 

Sensible baja de José Abreu

Las lesiones son parte del deporte y del juego, pero el que los Medias Blancas de Chicago hayan tenido a nueve jugadores en la lista de lesionados en lo que va de temporada también raya en la mala suerte.

El último miembro en ser colocado en la lista de incapacitados fue nada más y nada menos que el cubano, José Abreu, la máxima figura ofensiva del equipo y el mejor productor de Grandes Ligas, en lo que va de campaña.

De más está decir que es una baja sensible para el equipo, pero lo es.

Abreu fue inscrito el domingo en la lista de lesionados por 15 días tiene una irritación en su tobillo, en el que se le practicó una resonancia magnética este lunes que no reveló ningún daño estructural.

Para el momento de su lesión el cubano era el líder en cuadrangulares en Grandes Ligas, con 15, y era el máximo impulsados de carreras en la Liga Americana, con 42. En los Medias Blancas no hay nadie que si quiera tenga la mitad de jonrones que él ha conectado, mientras que solamente solamente su compatriota, Alexei Ramírez, tenía más de su mitad de remolcadas (31).

Ante esos registros, sin duda, que su ausencia va a pesar en la ofensiva del conjunto, un conjunto que en lo que va de campaña ya ha perdido total o parcialmente a Avisail García -hombro izquierdo-, Nate Jones -cadera-, Chris Sale -codo izquierdo-, Conor Gillaspie -mano izquierda-, Gordon Beckham -oblicuo derecho-, Felipe Paulino -hombro derecho-, Adam Eaton -hamstring derecho- y Jeff Keppinger -hombro derecho-, aunque este último ya no está con la organización.

Abreu batalló con el problema en su tobillo por una semana, pero al final no pudo más. Aunque incluso esas molestias comenzaron desde el spring training.

“Dios sabe lo que hace y por qué lo hace. Yo vivo la viso muy tranquilo. Así que para adelante”, nos dijo Abreu cuando conversamos con él luego de saber su inscripción en la lista de incapacitados.

Como siempre hemos dicho, cada dificultad genera una oportunidad y ante la lesión de Abreu los Medias Blancas tiene la oportunidad de mostrar la diversificación de su ofensiva, especialmente con el regreso de Adam Eaton a la alineación.

La ausencia de Abreu también le brinda la oportunidad al capitán del equipo, Paul Konerko, quien será el que verá más tiempo de acción ante la lesión del cubano.

Esas oportunidades que se abren en el equipo deben ser aprovechadas para mantener a los Medias Blancas a flote y no dejarlo hundir. Para eso el conjunto también debe jugar una pelota con mejor ejecución de los fundamentos, especialmente en el aspecto ofensivo cuando se necesite avanzar a los corredores, porque no siempre se necesita dar un jonrón para ganar.

Ahora los Medias Blancas debe mostrar sus otras armas ofensivas y continuar fabricando carreras en cantidad, que sirvan para respaldar a los lanzadores mientras superan el momento difícil por el que atraviesan.

Recordemos que a esta fecha Chicago tiene la segunda mejor marca de carreras fabricadas en la campaña, con 219, solo detrás de los Atléticos de Oakland.

José Abreu es una realidad

La temporada no tiene ni un mes y ya José Abreu ha andar su leyenda dentro del béisbol, de los Medias Blancas de Chicago y de los aficionados.

El cubano, a quien los Medias Blancas firmaron el 29 de octubre del 2013, ha impuesto ya marcas jonrones y carreras remolcadas en el primer mes de temporada para un novato en la historia de Grandes Ligas. Eso en tan solo 24 juegos, en los que acumula nueve cuadrangulares y 29 impulsadas, cifras que también lo han colocado como el único pelotero en los anales de la franquicia en conseguir esos registros en sus primeros encuentros en las mayores.

La clave para eso ha sido el trabajo, la disciplina y la mentalidad de Abreu, quien constantemente está en búsqueda de mejorar cada aspecto de juego, de prepararse de la mejor manera posible para colocarse en la posición correcta para enfrentar los retos y sortearlos exitosamente.

“Esto no ha sido algo fácil, pero es algo que he podido lograr por el trabajo que he realizado y porque Dios me ha puesto en la posición para hacerlo”, dijo Abreu este sábado, luego de haber conectar su primer cuadrangular con las bases llenas en Grandes Ligas, la noche del viernes. Ese jonrón, además. sirvió para que los Medias Blancas le ganaran el encuentro a los Rays de Tampa Bay.

Ese momento del grand slam fue tan solo uno más de los que ha cosechado Abreu en este inicio de temporada, en el que ya lleva tres juegos de al menos dos cuadrangulares, algo que nunca antes ningún novato había hecho en sus primeros 24 juegos en Grandes Ligas.

“Ese ha sido el mejor momento, el más emocionante de los que he vividii aquí, porque ese sirvió para ganar. A mi mamá le iba dando un infarto por la emoción. Fue algo muy bonito”, expresó Abreu.

El secreto que está detrás de la compostura, la seriedad y el compromiso de Abreu con su juego son las lecciones que recibió de su padre durante su juventud.

“Él era albañil y siempre tenía un plan, un esquema para hacer cada cosa. Yo veía que él seguía todo lo que hacía y sabía que yo también lo tenía que hacer para lograr todas las cosas que yo quería hacer. Eso lo aprendí de él”, dijo Abreu, quien en este momentos está empatado en el liderato de jonrones de la Liga Americana, con Albert Pujols, y en el de carreras remolcadas, con Chris Colabello.

Lo que ha hecho hasta el momento José Abreu es solo una muestra, y quizás no la más contundente, de lo que puede hacer en este nivel, en el que pareciera que su techo es el cielo.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.