Results tagged ‘ grandes ligas ’

Vergonzoso desempeño

Durante toda la temporada, el bullpen de los Medias Blancas se ha encargado de regresarnos a la realidad cada vez que la ilusión y la aspiración de competir por un puesto en la postemporada irrumpe en nuestra coraza de mesura y objetividad.

Lo hecho por el staff de relevo de este equipo el domingo fue otra muestra de ello, pero una horrible, una que a cualquiera le arrebata el aliento y le rompe el corazón, así como cualquier halo de esperanza.

En el tercer encuentro de la serie de tres, ante los Mellizos de Minnesota, el bullpen de los Medias Blancas mostró su peor cara, y vaya que en esta temporada ya habíamos visto unas bastante malas. Pero lo del domingo no tiene parangón.

Los apagafuegos de Chicago permitieron 15 carreras y 18 hits cuatro entradas de labor, arruinando otra buena actuación de José Quintana y la posibilidad del triunfo del equipo, que buscaba ganar su tercera serie de forma consecutiva y mejorar su récord a 55-57. Pero que va, el bullpen volvió a arruinar el momento.

Esa fue apenas la tercera vez en la historia de la franquicia que el bullpen permite 15 carreras en un juego, las dos primeras fueron en 1923 y en 1936.

Lamentablemente este último descalabro del equipo no debe ser una sorpresa, aunque su magnitud pueda rebasar cualquier escenario previsto.

El cuerpo de relevo de los Medias Blancas ha sido uno de los más deficientes de esta temporada, en Grandes Ligas -quinto peor en efectividad 4.33-. Su inconsistencia ha sido tal que el manager del equipo, Robin Ventura, no ha contar con roles definidos por muchos períodos, aunque las lesiones también han afectado, pero no es excusa.

Dentro del bullpen del equipo no ha habido ni de cerca lanzadores infalibles, pese a que por momento, muy cortos, pareciera uno que otro, pero solo como una ilusión.

En un primer momento el problema era el descontrol, la incapacidad para dominar la zona de strike y atacar a los bateadores, algo que se ha mejorado, pero no del todo. El equipo es el que más bases por bolas ha dado en esta campaña en las mayores (175). Junto a esa incapacidad de tirar strike estuvo y ha estado presente la incompetencia para preservar las ventajas del equipo, dejando escapar al menos 17 de ellas, lo que se refleja en los 17 blown saves que acumula y que son la tercera mayor cantidad en Grandes Ligas, en este 2014.

Además, el equipo ha perdido 12 juegos luego de estar ganando por dos carreras o más luego del sexto inning, incluyendo tres cuando han tenido ventaja de cuatro en el octavo episodio.

Mostrando tan solo esas dos estadísticas, para no abrumarlos con el torrente de cifras que muestran lo nefasto del bullpen de los Medias Blancas, que por cierto también es el que más hombres permite que se le embasen por inning (1.48-WHIP) en la temporada, es fácil darse cuenta del por qué este bullpen genera desconfianza cada vez que entra en acción y del por qué este equipo no está en una mejor posición de la que se encuentra actualmente, cuarto en la División Central de la Liga Americana, con récord de 54-58, a nueve juegos de los Tigres de Detroit y a cinco encuentros y medio de los Azulejos de Toronto, en la lucha por el comodín.

Lamentablemente, el bullpen sigue siendo un trabajo en proceso.

Sensible baja de José Abreu

Las lesiones son parte del deporte y del juego, pero el que los Medias Blancas de Chicago hayan tenido a nueve jugadores en la lista de lesionados en lo que va de temporada también raya en la mala suerte.

El último miembro en ser colocado en la lista de incapacitados fue nada más y nada menos que el cubano, José Abreu, la máxima figura ofensiva del equipo y el mejor productor de Grandes Ligas, en lo que va de campaña.

De más está decir que es una baja sensible para el equipo, pero lo es.

Abreu fue inscrito el domingo en la lista de lesionados por 15 días tiene una irritación en su tobillo, en el que se le practicó una resonancia magnética este lunes que no reveló ningún daño estructural.

Para el momento de su lesión el cubano era el líder en cuadrangulares en Grandes Ligas, con 15, y era el máximo impulsados de carreras en la Liga Americana, con 42. En los Medias Blancas no hay nadie que si quiera tenga la mitad de jonrones que él ha conectado, mientras que solamente solamente su compatriota, Alexei Ramírez, tenía más de su mitad de remolcadas (31).

Ante esos registros, sin duda, que su ausencia va a pesar en la ofensiva del conjunto, un conjunto que en lo que va de campaña ya ha perdido total o parcialmente a Avisail García -hombro izquierdo-, Nate Jones -cadera-, Chris Sale -codo izquierdo-, Conor Gillaspie -mano izquierda-, Gordon Beckham -oblicuo derecho-, Felipe Paulino -hombro derecho-, Adam Eaton -hamstring derecho- y Jeff Keppinger -hombro derecho-, aunque este último ya no está con la organización.

Abreu batalló con el problema en su tobillo por una semana, pero al final no pudo más. Aunque incluso esas molestias comenzaron desde el spring training.

“Dios sabe lo que hace y por qué lo hace. Yo vivo la viso muy tranquilo. Así que para adelante”, nos dijo Abreu cuando conversamos con él luego de saber su inscripción en la lista de incapacitados.

Como siempre hemos dicho, cada dificultad genera una oportunidad y ante la lesión de Abreu los Medias Blancas tiene la oportunidad de mostrar la diversificación de su ofensiva, especialmente con el regreso de Adam Eaton a la alineación.

La ausencia de Abreu también le brinda la oportunidad al capitán del equipo, Paul Konerko, quien será el que verá más tiempo de acción ante la lesión del cubano.

Esas oportunidades que se abren en el equipo deben ser aprovechadas para mantener a los Medias Blancas a flote y no dejarlo hundir. Para eso el conjunto también debe jugar una pelota con mejor ejecución de los fundamentos, especialmente en el aspecto ofensivo cuando se necesite avanzar a los corredores, porque no siempre se necesita dar un jonrón para ganar.

Ahora los Medias Blancas debe mostrar sus otras armas ofensivas y continuar fabricando carreras en cantidad, que sirvan para respaldar a los lanzadores mientras superan el momento difícil por el que atraviesan.

Recordemos que a esta fecha Chicago tiene la segunda mejor marca de carreras fabricadas en la campaña, con 219, solo detrás de los Atléticos de Oakland.

José Abreu es una realidad

La temporada no tiene ni un mes y ya José Abreu ha andar su leyenda dentro del béisbol, de los Medias Blancas de Chicago y de los aficionados.

El cubano, a quien los Medias Blancas firmaron el 29 de octubre del 2013, ha impuesto ya marcas jonrones y carreras remolcadas en el primer mes de temporada para un novato en la historia de Grandes Ligas. Eso en tan solo 24 juegos, en los que acumula nueve cuadrangulares y 29 impulsadas, cifras que también lo han colocado como el único pelotero en los anales de la franquicia en conseguir esos registros en sus primeros encuentros en las mayores.

La clave para eso ha sido el trabajo, la disciplina y la mentalidad de Abreu, quien constantemente está en búsqueda de mejorar cada aspecto de juego, de prepararse de la mejor manera posible para colocarse en la posición correcta para enfrentar los retos y sortearlos exitosamente.

“Esto no ha sido algo fácil, pero es algo que he podido lograr por el trabajo que he realizado y porque Dios me ha puesto en la posición para hacerlo”, dijo Abreu este sábado, luego de haber conectar su primer cuadrangular con las bases llenas en Grandes Ligas, la noche del viernes. Ese jonrón, además. sirvió para que los Medias Blancas le ganaran el encuentro a los Rays de Tampa Bay.

Ese momento del grand slam fue tan solo uno más de los que ha cosechado Abreu en este inicio de temporada, en el que ya lleva tres juegos de al menos dos cuadrangulares, algo que nunca antes ningún novato había hecho en sus primeros 24 juegos en Grandes Ligas.

“Ese ha sido el mejor momento, el más emocionante de los que he vividii aquí, porque ese sirvió para ganar. A mi mamá le iba dando un infarto por la emoción. Fue algo muy bonito”, expresó Abreu.

El secreto que está detrás de la compostura, la seriedad y el compromiso de Abreu con su juego son las lecciones que recibió de su padre durante su juventud.

“Él era albañil y siempre tenía un plan, un esquema para hacer cada cosa. Yo veía que él seguía todo lo que hacía y sabía que yo también lo tenía que hacer para lograr todas las cosas que yo quería hacer. Eso lo aprendí de él”, dijo Abreu, quien en este momentos está empatado en el liderato de jonrones de la Liga Americana, con Albert Pujols, y en el de carreras remolcadas, con Chris Colabello.

Lo que ha hecho hasta el momento José Abreu es solo una muestra, y quizás no la más contundente, de lo que puede hacer en este nivel, en el que pareciera que su techo es el cielo.

 

Avisail García da una muestra de su futuro

El sistema de ligas menores de los Medias Blancas de Chicago no ha generado un bateador de alto impacto para el equipo de Grandes Ligas desde 1999, cuando salió Magglio Ordóñez.

 

En los últimos años la novena ha tratado de suplir esa deficiencia con la adquisición de peloteros de otras organizaciones, a través de cambios, o contratando a agentes libres.

 

En esta temporada, sin embargo, la nueva directiva de los Sox ha dado un cambio en sus planes y en medio del decepcionante desempeño del equipo decidieron renovar sus granjas, con jugadores jóvenes capaces de tener un impacto importante en el máximo nivel a corto plazo. Fue así como el equipo consiguió hacer una transacción de tres bandas, en la que se desprendieron del lanzador Jake Peavy para adquirir al prospecto de los Tigres de Detroit, Avisail García.

 

La llegada del jardinero venezolano ha causado gran sensación dentro de los Medias Blancas, por considerar que por primera vez en mucho tiempo tienen a un legítimo slugger, a un bateador que cuando termine de desarrollar todo su talento podrá ser tan bueno como lo fue Ordóñez.

 

Así lo han vendido a los aficionados y a los medios de la ciudad, que desde la llegada de García han estado expectante por ver todo eso que tiene la nueva promesa de la organización, quien debutó en las mayores en el 2012, con los Tigres, a los que representó en la postemporada.

 

Todas esas expectativas pudieran crear un ambiente negativo alrededor de cualquier pelotero, especialmente de uno de 22 años de edad, como el venezolano. Él, sin embargo, ha tomado la situación como si no fuera con él.

 

“No le he prestado mucha atención a las expectativas ni a todas esas cosas que han dicho, yo sé el tipo de jugador que soy y sé lo que puedo dar. Eso es lo único que uno puede controlar, el jugar duro y el tratar de hacer las cosas bien” dijo García.

 

En las dos primeras semanas que tiene con los Medias Blancas, en Grandes Ligas, el jardinero ha jugado en 16 encuentros y registra promedio al bate de .310, con tres dobles, un triple y cinco carreras remolcadas.

 

Esa actuación ha pagado el interés que por García despertaron los aficionados desde el momento que los Sox lo adquirieron el 30 de julio y a la vez ha elevado las expectativas por verlo conectar jonrones, algo que todavía no llega y por lo que él no se preocupa.

 

“Eso –el dar cuadrangulares- no está en mi mente, porque eso sale solo. Si me pongo a buscar jonrón me voy a ponchar y a ponchar, me voy a ponchar cuatro veces por juegos. Ningún pelotero, a menos que sea alguien increíble puede subir –a Grandes Ligas- y dar 60 o 70 jonrones. Todas las estrellas que están ahorita comenzaron poco a poco, lo que pasa es que la gente es así”, expresó García, quien en la campaña solo tiene dos vuelacercas, los únicos dos en su carrera en el máximo nivel.

 

Los scouts han evaluado al venezolano como un pelotero capaz de hacerlo todo en el beisbol, ya que puede batear para alto promedio al bate, puede conectar jonrones, su velocidad es sobre el promedio –no es explosiva desde el arranque de su carrera pero la desarrolla a medida que se va desplazando-, su defensa es segura en los jardines y su brazo es potente.

 

“Sin duda estamos hablando de un jugador con las cinco herramientas que es capaz de darnos todo lo que nosotros esperamos y lo que esperamos es que él se mantenga jugando fuerte como lo ha venido haciendo durante su carrera. Cuando tu consigues a un jugador como él te siente afortunado, porque no hay muchos peloteros así afuera”, dijo Rick Hahn, el gerente general de los Medias Blancas.

 

Tras los primeros tres encuentros, en los que todavía estaba tratando de sentirse en ambiente y de encajar en los Medias Blancas, García ha hecho lucir el juego como algo fácil.

 

En los últimos 11 juegos en los que ha visto acción –sin contar el de ayer en el que salió lesionado- ha conectado al menos un indiscutible, logrando así la cadena más larga de su incipiente carrera en las mayores.

 

Ese buen arranque que ha tenido con los Sox le ha ayudado también ha sentirse con mayor confianza, permitiéndole además tener mejor control de las expectativas externas que se tienen con él.

 

“Mientras vaya jugando y las cosas vayan saliendo bien voy agarrando más confianza. Ellos (los Medias Blancas) tienen muchas ganas de ayudarme y yo también tengo muchas ganas de trabajar, por eso seguiremos aquí trabajando y procurando mejorar todos los días”, expresó.

 

Para García el tiempo de acción que queda en esta campaña es perfecto para él mostrar lo que puede traer en el 2014, cuando tenga la oportunidad de estar la temporada completa en las mayores.

 

“Creo que sí, que lo que haga esta temporada es para mostrar lo que puedo hacer en la próxima, para la que espero prepararme bien para mejorar, porque esa es siempre mi meta. Si bateo .300 un año, al siguiente quiero batear .330 y así siempre han sido mis metas. Ojalá y Dios me dé salud, sabiduría e inteligencia para guiarme por el camino del bien y estar saludable que es lo más importante para poner buenos números el año que viene”, dijo García.

 

Hay que recordar que en el jardinero está plasmada la influencia de Miguel Cabrera, quien lo acobijo bajo su brazo durante el tiempo que pasaron juntos en los Tigres de Detroit y en el que le dio un sinfín de consejos.

 

“El mejor fue que pasara lo que pasara nunca le bajara la cabeza a nadie, que siempre siga adelante y trabajando fuerte. Él tiene muchísima razón, porque mucha gente piensa que esto es fácil y no lo es”, dijo García quien agregó: “Uno más o menos tiene la idea, pero si te lo dice un tipo tan grande como Miguel es diferente. Muchas estrellas no son así, él es bastante humilde y tremenda persona”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.