Results tagged ‘ Alexei Ramirez ’

Tres al Juego de Estrellas

Por primera vez desde el 2006, los Medias Blancas tendrán este año a tres jugadores en el Juego de Estrellas, que se efectuará el próximo martes 15 de julio, en el Target Field de Minnesota.

El primera base, José Abreu, y el campocorto, Alexei Ramírez, ya tenían su cupo asegurado desde el primer anuncio oficial hecho por Major League Baseball el pasado domingo, solo faltaba que Chris Sale ganara en la competencia del Voto Final y lo hizo.

Sale, quien ha sido uno de los lanzadores más efectivos y dominantes de esta temporada, venció a sus rivales de punta a punta y se convirtió en el tercer representante de los Medias Blancas en el Clásico de Mitad de temporada.

Este trío de peloteros bien merecen el honor, por estar cada uno entre los mejores peloteros de su posición en lo que va de campaña.

Para Abreu y Ramírez, como lo dijimos en el post anterior, será la primera participación en un Juego de Estrellas, mientras que para Sale será la tercera.

Abreu, quien en este momento tiene una cadena de cinco encuentros con hits, es líder en jonrones (28) y en slugging (.629) en la Liga Americana (28); además es segundo en extrañases (49), tercero en carreras remolcadas (71), en OPS (.966) y en bases alcanzadas (195). Ramírez, por su parte, comanda a los campocortos del circuito en hits (102) y cuadrangulares (8), es segundo en impulsadas (41), es tercero en promedio al bate (.283), slugging (.403) y OPS (.720).

Mientras tanto, entre los lanzadores del joven circuito Sale es líder en efectividad (2.08), en whip (.084) y en average permitido a los rivales (.190).

Todos esos registros muestran los méritos de cada uno de ellos para estar en el Juego de Estrellas y representar a los Medias Blancas. No debe sorprender si el manager del equipo de la Liga Americana, John Farrell, anuncia a Sale, quien ganó el encuentro el año pasado, como el abridor del Clásico.

Para el conjunto de Chicago esta es la decimonovena ocasión que tienen a tres delegados en el Juego de Estrellas. La última vez fue en el 2006 cuando asistieron Jermaine Dye, Paul Konerko y Jim Thome.

Merecido

No podía ser de otra forma. José Abreu y Alexei Ramírez debían ser electo para el Juego de Estrellas y lo fueron. Ahora solo falta Chris Sale.

El primera base de los Medias Blancas ha sido el mejor productor de la Liga Americana e incluso de las Grandes Ligas, por lo que su selección era obvia. Su desempeño además le ha podido dar a titularidad, porque ha sido mejor que el de Miguel Cabrera, quien ganó la votación de los fanáticos y quien es uno de los mejores bateadores del momento y de la historia del juego.

Para Abreu, quien está en su temporada de estreno en las mayores, este es solo un logro más y un gran reconocimiento en la carrera que apenas inicia.

El cubano se convirtió en el quinto novato en la historia de los Medias Blancas en ser seleccionado para el Juego de Estrellas, el primero desde que lo hiciera Ron Kittle, en 1983.

Abreu ha ganado este año el premio al Mejor Jugador del Mes de Abril y en dos oportunidades al Mejor Novato del Mes (abril y junio).

En este momento es colíder en jonrones, con 27, líder absoluto en slugging, con .616, tercero en carreras remolcadas, con 69, y cuarto OPS, con .941.

Esos números lo hacen más que merecedor para representar a los Medias Blancas en el Clásico de Mitad de temporada.

Al igual que Abreu está Ramírez, quizás el mejor campocorto all-around en la Liga Americana.

Tras seis años y medio en Grandes Ligas, Ramírez fue seleccionado por primera vez al Juego de Estrellas, debido a lo que hasta el momento ha sido una de las mejores primeras mitades de campaña que ha tenido en su carrera.

Entre los campocortos de la Liga Americana, Alexei es primero en hits (98) y en jonrones (8), es segundo en carreras remolcadas (41) y slugging (408), tercero en OPS (.728) y promedio al bate (.286) y cuarto en bases robadas, con 14.

Ramírez es el primer campocorto de los Medias Blancas en ir al Juego de Estrellas desde que lo hiciera Ozzie Guillén, en 1991.

Ahora, Sale, uno de los lanzadores más dominantes que ha actuado en la temporada, debe ganarse su puesto en el Clásico de Mitad de temporada por la vía del voto de los aficionados, en el Voto Final.

Es cierto, que Sale se perdió más de un mes una lesión en su antebrazo izquierdo, pero en el tiempo que ha lanzado ha sido de los mejores monticulistas de Grandes Ligas, no solo de la Liga Americana. Esa es razón suficiente por la cual votar por él y ponerle en el Juego de Estrellas, donde ya estuvo el año pasado y fue el lanzador ganador.

Sentir mundialista

Dayán Viciedo -Brasil-, José Quintana -Colombia-, Javy Guerra -México-, André Rienzo -Brasil-, Adam Eaton -Estados Unidos-, Alexei Ramírez -Argentina-, y José Abreu -Francia- posaron con las camisetas de sus selecciones favoritas en la Copa del Mundo Brasil 2014

Dayán Viciedo -Brasil-, José Quintana -Colombia-, Javy Guerra -México-, André Rienzo -Brasil-, Adam Eaton -Estados Unidos-, Alexei Ramírez -Argentina-, y José Abreu -Francia- posaron con las camisetas de sus selecciones favoritas en la Copa del Mundo Brasil 2014

La fiebre del mundial Brasil 2014 ha inundado a los jugadores de los Medias Blancas de Chicago.

Este viernes, en el inicio de la Copa del Mundo 2014, los integrantes de los ChiSox vistieron las camisetas de sus equipos favoritos en la máxima cita futbolística del planeta.

Andre Rienzo, desde luego, era el más orgulloso de todo, al portar la camisa de su país, Brasil, que además es el anfitrión el evento. Alexei Ramírez llevaba la de Argentina, con el número diez de Lionel Messi. Adam Eaton portaba la de su selección, Estados Unidos. Dayán Viciedo tenía la de Brasil. El barranquillero, José Quintana, llevaba la de Colombia, apoyando a su país. José Abreu, por su parte, se vistió con la de Francia. Mientras que Javy Guerra vestía la de México.

En medio de este grupo y debido a la pasión que desata el mundial, Rienzo y Ramírez hicieron una amistosa apuesta, en la que si Brasil gana el campocorto tendrá que ponerse la camiseta canarinha y posar con ella, mientras que si es Argentina la que gana el mundial será el brasileño el que se vista con la albiceleste.

“Alexei no sabe nada de fútbol. Nosotros vamos a ganar. Espero que así sea, porque si perdemos y me tengo que poner la camisa de Argentina y tomarme una foto no sé donde me voy a meter cuando regrese a mi país”, dijo Rienzo.

Durante el primer tiempo del partido inaugural, entre Brasil y Croacia, en el dugout de los Medias Blancas todo lo que se conversaba era de fútbol y lo que se ligaban eran goles, no jonrones, ni ponches. Esa es la fiebre del mundial.

Alexei Ramírez y José Abreu los más votados

El campocorto de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez, y el primera base, José Abreu, fueron los únicos dos peloteros del equipo que apetecieron entre los más votados por los aficionados para asistir al Juego de Estrellas de esta temporada.

Ramírez se ubicó en el segundo lugar entre los campocortos, solo detrás del capitán de los Yankees de Nueva York, Derek Jeter.

El cubano tiene 432.537 votos, por 602.525 de Jeter.

Alexei ha sido el mejor bateador de los Medias Blancas en lo que va de campaña y eso le ha permitido llamar la atención alrededor del mundo del béisbol en lo que va de campaña, en la que incluso ha estado liderando el liderato de bateo de la Liga Americana, así como el de hits conectados (65) y el de encuentro con múltiples incogibles (20).

En estos momentos, el campocorto tiene promedio de .320, con ocho dobles, dos triples, siete jonrones, 36 carreras remolcadas y 30 anotadas. Además registra nueve bases estafadas. Su porcentaje de embasado es de .355, su slugging de .483 y su OPS de .838. Ha jugado todos los encuentros del equipo.

Por el otro lado está su compatriota, Abreu, quien ha sido una de las máximas atracciones ofensiva de la temporada en Grandes Ligas, al quebrar las marcas de jonrones y carreras remolcadas para un novato en su primer mes de temporada.

Abreu ha sido el bateador más productivo de los Medias Blancas en la campaña y uno de los más productivos en las mayores.

El arrollador ritmo ofensivo que tenía se vio detenido por una lesión en su tobillo izquierdo, por la cual tuvo que ser inscrito en la lista de lesionados de 15 días, en la que ya tiene diez diez.

Para el momento de su lesión, Abreu era el líder en carreras remolcadas (42) y jonrones (15) en el joven circuito. En este momento y con el tiempo de acción que ha perdido se mantiene entre los líderes en ambos departamentos, en los que es superado solo por Nelson Cruz, de los Orioles de Baltimore.

Abreu se encuentra en el tercer escaño entre los primeras base de la Liga Americana, con 367.617 votos, detrás de Miguel Cabrera (440,407), de los Tigres de Detroit, y Albert Pujols (371,193), de los Angelinos de Los Ángeles.

Los registros que posee en la temporada el cubano son de .260 de promedio ofensivo, 11 dobles, un triple, 15 jonrones, 42 carreras remolcadas y 29 anotadas. Su porcentaje de embasado es de .312, con un slugging de .595 y un OPS de .908.

Para votar por Alexei y Abreu, así como por el resto de los jugadores de los Medias Blancas lo pueden hacer visitando aquí: Voto para el Juego de Estrellas

Jonrones, divina bendición

La producción de jonrones siempre ha sido una constante dentro de los Medias Blancas de Chicago y en esta temporada no ha sido la excepción.

La ofensiva de los Medias Blancas es la segunda con la mayor cantidad de cuadrangulares en la Liga Americana, con 50. Solo detrás de los Azulejos de Toronto, que tienen 59.

El cubano, José Abreu, tiene la mayor contribución de vuelacercas en ese total de 50 de los ChiSox en la campaña, con 15. Detrás de él está su compatriota Alexei Ramírez, con seis, al igual que Adam Dunn.

Los jonrones en los Medias Blancas prácticamente determinan el destino del equipo en cada encuentro. Cuando la ofensiva conecta al menos un cuadrangular el conjunto tiene marca de 18 triunfos y nueve derrotas, cuando dan más de uno su récord es de 11-3, mientras que cuando no conectan ninguno su foja es negativa, 4-15.

Así que de esta forma los Medias Blancas demuestran nuevamente ser un equipo jonrón-dependiente. Pero ellos tienen todavía jugadores que pueden diversificar la ofensiva y cambiar un poco eso.

 

La redención de Alexei Ramírez

En las primeras dos semanas de la temporada no ha habido un bateador más caliente en Grandes Ligas que el campocorto de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez.

El cubano ha tenido el mejor inicio de campaña en su carrera en las mayores y eso desde luego ha sido un motivo de satisfacción para él, quien es uno de los peloteros que más siente y padece las victorias y derrotas del conjunto, sin mencionar que es uno de esos hombres que día a día se exige perfección.

Para Alexei no ha habido una fórmula secreta para el desempeño que lo tiene en este momento en el mejor bateador de la Liga Americana, con promedio de .420 -líder-, porcentaje de embasado de .463 -el segundo más elevado del circuito- slugging de .680 -líder- y OPS de 1.143 -líder.

“Creo que simplemente las cosas me han salido bien desde el primer día y antes no era así”, dijo Ramírez, quien agregó: “Esto ha sido algo muy bueno, porque le da a uno más confianza. Lo mejor es que todo eso ha servido para ayudar al equipo a ganar”.

Y vaya que esa actuación del campocorto cubano ha servido para que los Medias Blancas tengan récord positivo (7-6) tras las dos primeras semanas de la campaña.

Ramírez decidió el triunfo (4-3) del pasado domingo, ante los Indios de Cleveland, con un cuadrangular productor de dos carreras en el noveno inning.

Ese fue el tercer jonrón que conectó en la campaña. Esta es apenas la segunda vez en su carrera que dispara tres cuadrangulares en los primeros 11 juegos del equipo, la primera había sido en el 2011. Los tres vuelacercas que tiene el cubano ahorita representan la mitad del total que dio en el 2013.

Ramírez además tiene viva una cadena de 13 juegos con hits, al conectar al menos un indiscutible en cada uno de los encuentros del equipo en el arranque de la campaña. En estos momentos se encuentra a dos del récord del equipo, que lo tiene Frank Thomas, al disparar incomibles en los primeros 15 partidos del equipo en la temporada.

Entre las estadísticas que ha acumulado el campocorto de los Medias Blancas en este 2014 están 21 hits -tope en la Liga Americana- 12 carreras remolcadas y 11 anotadas -ambas cifras lo colocan tercero en esos departamentos en el joven circuito-, cuatro dobles -séptimo en la liga-.

Este arranque de Ramírez es una gran noticia y una gran ayuda para los Medias Blancas, por eso hay que disfrutar del momento y alegrarse y celebrar por el cubano, quien hace un año tuvo una difícil campaña en medio de la debacle del equipo.

 

 

¡Enhorabuena Philip!

Chicago.- Los Juegos Perfectos siempre están rodeados de un aura especial y el que lanzó hoy Philip Humber no fue la excepción.

El lanzador de los Medias Blancas de Chicago, quien esta tarde puso a vibrar a todo el equipo y a toda la afición, que lo acompañó durante el recorrido de las nueve entradas y los 27 outs que realizó de forma perfecta ante la ofensiva de los Marineros de Seattle, estuvo sencillamente bendito en su actuación.

Humber llegó al encuentro de esta tarde con un matchup en teoría favorable para él, al enfrentar a una ofensiva con innumerables deficiencias, pero que en ella cuenta con uno de los bateadores que más contacto hace con la bola en el beisbol y que en diez de sus once campañas en las mayores ha dado más de 200 hits, sin contar que ha sido el hombre que más inatrapables ha dado en las mayores desde su debut en el 2001; obviamente estamos hablando de Ichiro Suzuki.

Todo eso, sin embargo, no importó, porque Humber siempre apacible, calmado, callado, enfocado en el plan de juego que tenía para enfrentar a los Marineros fue dominando uno a uno a los bateadores que se paraban frente a él en el home play.

El derecho tuvo control de la escena en todo momento, trabajando en un ritmo cómodo, rápido y engañando de forma constante a sus oponentes, especialmente con su curva, que fue con el envío que generó la mayoría de los 13 batazos por el aire que le conectó la ofensiva de Seattle.

A medida que iba tejiendo el manto dorado con el que se cubrió de gloria luego de su gesta, Humber, al igual que todos sus compañeros y todos los asistentes en el Safeco Field, así como todas las personas que estábamos describiendo y comentado el juego, fue notando lo mágico y significativo del trabajo que estaba realizando. Fue por ello que en el sexto inning, cuando Munenori Kawasaki, le tocó la bola de frente a él, sonrió y movió la cabeza como preguntándose ¿Y qué están haciendo? ¿Así quieren dañar mi trabajo?

Luego de cada inning que retiraba, el abridor de los Medias Blancas, de 29 años de edad y nativo de Texas, se sentaba en el mismo lugar, en el medio del dugout, al lado izquierdo de los termos anaranjados de Gatorade, que realmente tienen agua. Durante las primeras ocho entradas siempre tuvo a su lado a compañeros, entre ellos al venezolano Eduardo Escobar, al dominicano Alejandro De Aza y a los cubanos Alexei Ramírez y Dayán Viciedo. Ellos, sin embargo, poco se comunicaron con él, incluso antes de comenzar a sentir el aura especial de lo que se estaba viviendo.

Tras retirar la octava entrada y colocarse a solo tres outs de algo que en la historia de Grandes Ligas solo habían logrado 20 hombres, dos de ellos con el uniforme de los Medias Blancas (Charles Robertson, el 30 de abril de 1922, ante Detroit, y Mark Buehrle, el 23 de julio de 2009, frente a los Rays de Tampa Bay), Humber volvió a sentarse en el mismo sitio, pero esta vez sin nadie al lado, nadie quería acercársele ni interferir en la joya que estaba puliendo y que ya estaba a punto de terminar.

Hubo quienes se desesperaron cuando vieron que la ofensiva de Chicago extendió la parte alta de la novena entrada, en la que hicieron una carrera, luego de haber estado en cero desde el segundo inning, y de haber sido retirada en fila y sin alteraciones desde el cuarto y hasta ese último acto.

“Vamos no lo vayan a sacar de ritmo ahora”, se llegó a escuchar en la caseta radial, donde estábamos transmitiendo la entrada al libro histórico de récords y hazañas de las Grandes Ligas de Philip Humber.

Pero nada de eso pasó, porque cuando le tocó el turno, Humber salió a la lomita del Safeco Field para completar su faena, que acabó de una de las formas más extrañas de las que se ha sellado un Juego Perfecto, con un ponche a Bredan Ryan, pero que se completó con un disparo a la inicial de A.J. Pierzynski, quien perdió momentáneamente el pitcheo en curva de le hizo el hombre de la tarde y quien desesperadamente le gritaba que lanzara a la inicial.

Lo demás fue fiesta, celebración y gloria, porque Philip Humber dejó su nombre escrito en la cofradía histórica de los ahora 21 pitchers que han lanzado un Juego Perfecto en Grandes Ligas.

Hoy amigos, fanáticos y seguidores de los Medias Blancas se debe celebrar.

¡Enhorabuena Philip!

 Datos

-       Philip Humber sacó 13 outs con batazos por al aire, nueve con ponches y cinco con conexiones por el piso.

-       Cuatro jugadores latinos participaron y contribuyeron en el logro de Phil Humber, ellos fueron: Alex Ríos, quien en el cuarto inning capturó el batazo más difícil y duro que le dieron al abridor, fue una conexión en línea hacia el jardín derecho; tuvo que correr hacia atrás y hacia su derecha para atrapar la bola en la carrera. Dayán Viciedo realizó cuatro outs en el jardín izquierdo. Alejandro De Aza impulsó una carrera y realizó un out en el centerfield. Alexei Ramírez elaboró tres outs en la defensa del campocorto.

-       Alexei Ramírez fue el único latino que estuvo en el Juego Perfecto de Mark Buehrle y que participó en este de Philip Humber.

- Los Medias Blancas de Chicago igualaron a los Yanquis de Nueva York como los únicos equipos en la historia de Grandes Ligas con tres juegos perfectos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.