Results tagged ‘ adam dunn ’

Jonrones, divina bendición

La producción de jonrones siempre ha sido una constante dentro de los Medias Blancas de Chicago y en esta temporada no ha sido la excepción.

La ofensiva de los Medias Blancas es la segunda con la mayor cantidad de cuadrangulares en la Liga Americana, con 50. Solo detrás de los Azulejos de Toronto, que tienen 59.

El cubano, José Abreu, tiene la mayor contribución de vuelacercas en ese total de 50 de los ChiSox en la campaña, con 15. Detrás de él está su compatriota Alexei Ramírez, con seis, al igual que Adam Dunn.

Los jonrones en los Medias Blancas prácticamente determinan el destino del equipo en cada encuentro. Cuando la ofensiva conecta al menos un cuadrangular el conjunto tiene marca de 18 triunfos y nueve derrotas, cuando dan más de uno su récord es de 11-3, mientras que cuando no conectan ninguno su foja es negativa, 4-15.

Así que de esta forma los Medias Blancas demuestran nuevamente ser un equipo jonrón-dependiente. Pero ellos tienen todavía jugadores que pueden diversificar la ofensiva y cambiar un poco eso.

 

Abril para el olvido

El primer mes de la temporada fue decepcionante para los Medias Blancas de Chicago, que cerraron el lapso en el último lugar de la División Central de la Liga Americana, con récord de 10 victorias y 15 derrotas, a cinco juegos de diferencia de los líderes y súper favoritos, Tigres de Detroit.

Esta es ya la tercera vez en los recientes cuatro años, en los que los Sox terminan el primer mes de la campaña con récord negativo. Solo el año pasado la historia cambio, al registrar marca nivelada, de 11-11.

Las razones para que los Medias Blancas estén atravesando este arranque de campaña tan deficiente son básicamente tres: improductividad ofensiva, inconsistente relevo y pobre defensa.

La ofensiva del equipo es la peor de la Liga Americana, al tener el promedio de bate más bajo (.230) y la menor cantidad de carreras anotadas (89). Eso aunado a la falta de oportunidad que se ha tenido para ligar con hombres en posición de anotar, situación para la que se liga .189, el average más deficiente del circuito.

Debido a esa improductividad del equipo, en la que han tenido que ver Alejandro De Aza, Jeff Keppinger, Adam Dunn y Tyler Flowers, principalmente, en buena medida los Medias Blancas perdieron esos 15 juegos en abril.

Sin embargo, no todo es culpa del bate, ya que cuando hubo reacción ofensiva, cuando se comenzaron a prender algunos focos en la alineación, el relevo se vino abajo, especialmente en los últimos tres días del mes, en los que el bullpen fue un real desastre, al permitir 18 carreras en 12 innings y un tercio.

En dos de esos tres encuentros el staff de relevo se hizo cargo de la acción con el marcador empatado, en la única ocasión en la que entraron al juego sin paridad en la pizarra, el equipo estaba abajo por una carrera.

Figuras como Nate Jones, Donnie Veal y últimamente Matt Lindstrom han fallado estrepitosamente en sus labores. Los principales problemas de ellos ha sido el descontrol, la falta de consistencia para lanzar strikes.

El bullpen de los Medias Blancas cerró abril con una efectividad de 3.88, luego de haber estado liderando ese departamento. Addison Reed fue el mejor, al capturar ocho juegos salvados en ocho oportunidades y registrar un promedio de carreras limpias de 1.84.

En cuanto al lado defensivo, uno de los aspectos que estaba llamado a ser de los más sólidos para el equipo, así como su bullpen, también se hizo aguas en el primer mes de la campaña, ya que se hicieron 18 errores, la segunda mayor cantidad para un equipo en la liga.

El único aspecto que sacó la cara por los Sox en el primer mes fue el staff de abridores, que se comportó a la altura, dejando una efectividad de 3.99. En este área Jake Peavy (3-1, 3.38), José Quintana (2-0, 3.58) fueron los más eficientes, sin desmeritar la labor realizada por Dylan Axelrod (3.95). Chris Sale fue inconsistente, al igual que Gavin Floyd, quien terminó lesionado.

Esperemos que con la llegada de mayo, todo eso pueda quedar atrás y el equipo logre la consistencia necesaria para competir en la difícil división central.

Una semana de pesadilla

Chicago.- El inicio de un nuevo día siempre nos da la oportunidad de hacer las cosas mejor y de lograr eso que ayer no alcanzamos.  Para los Medias Blancas de Chicago este nuevo día, con el que arranca la semana 23 de la temporada, más que el chance de alcanzar las cosas que se dejaron de hacer en las últimas 24 horas, es una bendición, un alivio.

Luego de salir de Detroit barridos, por segunda ocasión en la campaña, el llegar a casa es un bálsamo para el equipo.

Los Sox vienen de registrar su peor semana en lo que va de 2012, al perder seis de siete juegos, mostrando su cara más fea de la contienda, al ser improductivos ofensivamente e inefectivos desde la lomita.

El bateo de los Medias Blancas apenas y produjo 23 carreras en siete encuentros, de ellas ocho fueron en el único que juego que lograron ganar, ese frente a los Orioles de Baltimore. Quitando esa producción en la victoria que lograron diríamos que el equipo tan solo hizo 15 anotaciones en seis juegos, estamos hablando de un poco más de dos por cotejo. Esa cifra por sí sola es un chiste aún para el conjunto que tenga el mejor staff de pitcheo.

Los maderos de los Sox terminaron el fin de semana con dos hits en 25 turnos al bate con hombres en posición anotadora, reflejando los problemas del conjunto para producir y ser oportunos.

Ante esa situación no se podía esperar menos que registrar una semana negativa, repito, la peor del equipo en lo que va de campaña.

De esa escasez en la ofensiva de lo que quizás más preocupe son los turnos que estuvo tomando la parte media de la alineación, comenzando por Kevin Youkilis, Adam Dunn –quien terminó la semana sin ver acción, por molestias en su costado derecho-, Paul Konerko, Alex Ríos y A.J. Pierzynski. Ellos en la gira, de forma combinada, ligaron para  .167, con ocho carreras remolcadas.

Konerko, el capitán del equipo, fue quien más oportunidades para producir desperdició, incluso tomando turnos de muy poca calidad, lo que no es costumbre en él, quien se ha caracterizado por ser uno de los mejores hombres en el home plate, aún fallando. Pero en esta ocasión no fue así, ya que deslució repetidamente haciendo swing a pitcheos fuera de la zona y buscando ser agresivo en conteos desfavorables.

Es normal que en una campaña tan larga como esta los slumps ocurran, incluso para los mejores bateadores del equipo, pero que se presenten de esta forma no es para nada alentador.

La ofensiva de los Sox tiene cómo levantarse y responder, ahí hay hombre de muchísima experiencia y calidad, que saben lo que tienen que hacer para encender de nuevo la chispa. Solo que a la altura en la que está el campeonato y en la situación que atraviesa el equipo lo tienen que hacer ya, porque seguir en este mal momento puede costar el eventual pase a la postemporada.

Sin embargo, como ya habíamos mencionado anteriormente, no todo es culpa de la ofensiva. El pitcheo de los Medias Blancas también falló en la última semana, específicamente en los apartados de efectividad y el control.

Los lanzadores de los Medias Blancas dieron más bases por bolas que en cualquier otro momento de la campaña, al otorgar un total de 36 bases por bolas en 64 entradas de labor, además aceptaron 35 carreras limpias y una efectividad de 4.92.

El principal fallo vino de los abridores que dieron 23 boletos, de ellos 15 el fin de semana en los tres encuentros ante los Tigres.

Esa pérdida de control de los iniciadores terminó de generar el colapso del equipo. Es por ello que no solo se necesita un repunte de los bateadores sino también de los lanzadores.

Comenzar a buscar la fórmula para reactivar todas las líneas del equipo desde hoy, cuando se inicia una estadía de diez juegos en casa, es la mejor forma para arrancar esta nueva semana y dejar todo atrás.

Hoy se presenta un buen chance para volver a la senda de la victoria y transitarla por lo que resta de campaña, en la que aún hay que disputar 29 encuentros más.

Nota sobresaliente en Toronto

Chicago.- Toronto siempre ha sido una ciudad difícil para los Medias Blancas, no importa la situación que los Azulejos estén atravesando ni cómo esté jugando Chicago, ganar ahí es un escollo complicado.

Esta vez, sin embargo, no importó la resistencia que pusieran los canadienses, porque los Sox están jugando en un nivel supremo y así lo demostraron ganando tres de los cuatro juegos, con lo que salieron de ahí con medio juego más de ventaja sobre los Tigres de Detroit, en la División Central de la Liga Americana.

Los Medias Blancas registrar ese éxito ante los Azulejos aportando de todo un poquito, creciendo durante la serie.

El primer encuentro fue uno de los peores del equipo en la temporada, en donde ofensivamente no se pudo hacer nada, fue prácticamente nula la producción, fabricando solo dos carreras, ambas como resultado de un par de jonrones de Adam Dunn.

En el segundo hubo mejoría, leve pero mejoría al fin y sirvió para conseguir la victoria, apoyando un buen trabajo de José Quintana y una estupenda actuación del bullpen, que simplemente se mantiene soberbio. Además, la defensa estuvo sólida y fue fundamental para alcanzar esa victoria.

En el tercero fue en el que finalmente despertó la ofensiva, conectando 11 hits –tres meses de los que se lograron de forma combinado en los dos primeros- y fabricando nueve carreras, una menos que el total combinado de los dos primeros juegos.

En el cuarto, para dar el golpe final y ganarle la serie a los Azulejos, los bates de los Sox vinieron sin vacilación, buscando acabar con los canadienses, pero no con sencillos, ni con dobles, ni con triples, con cuadrangulares, con batazos de larga distancia. Al final conectaron cinco jonrones, la mayor cantidad en un encuentro para ellos esta campaña y quedándose a dos del tope histórico de la franquicia.

Primero fue Dewayne Wise, quien en apenas tres encuentros como titular ha contribuido en grande, con dos vuelacercas y seis carreras remolcadas. A él le siguieron Dayán Viciedo y Tyler Flowers, con el séptimo back to back de la campaña para el conjunto. Por cierto el jonrón de Flowers aún no ha caído, fue uno de los más largos que se han conectado esta temporada. Posteriormente les tocó el turno a Alex Ríos y a Alexei Ramírez, quien le puso la guinda a la fiesta de batazos.

Hay que recordar que los Medias Blancas esta campaña tienen récord de 55 triunfos y 28 en juegos en los que ligan al menos un jonrón.

En este último juego ante los Azulejos también hay que destacar el trabajo que realizó el abridor dominicano, Francisco Liriano, quien logró su primera victoria con los Medias Blancas y una de las mejores presentaciones que ha registrado esta temporada, incluyendo su tiempo con los Mellizos de Minnesota.

Liriano trabajo seis entradas y un tercio, permitió solo tres hits –todos en el mismo inning, el segundo- y aceptó dos carreras, producto de un jonrón de Moisés Sierra. Esas fueron las única libertades que concedió el zurdo, quien ponchó a seis hombres y dio una bases por bolas.

Ese es el Liriano que todos queremos ver con los Medias Blancas y el que nosotros pensamos que puede ayudar al equipo, solo es cuestión de consistencia, porque como hemos dicho en el pasado, el talento y la calidad la tiene.

Lo cierto es que de esa manera, creciendo en la serie, los Sox salen de Toronto con nota sobresaliente y con viento a favor para enfrentar a los Reales de Kansas City en la serie de fin de semana para luego regresar a la casa.

No hay que bajar la guardia.

Una dura serie ante Boston

Chicago.- Fue dura esta serie en casa, contra los Medias Rojas de Boston, no hubo respuestas para ese equipo en los dos primeros juegos, en los que su ofensiva fue muy superior y en el tercero nuestros maderos no pudieron ante Jon Lester, pese a lo que se necesitaba para ganar era lo mínimo, por el gran trabajo de Jake Peavy, pero que va, no se pudo.

Sin embargo, hoy, en el último encuentro de la serie Gavin Floyd se lució con su mejor presentación de la temporada y una de las más sólidas de su carreras, al completar seis entradas sin hits ni carreras, por primera vez en sus nueve años en Grandes Ligas.

Ese trabajo de Floyd salvó que los Medias Blancas fueran barridos ante los Medias Rojas, que llegaron a Chicago encendido, inspirados por primera vez en la temporada, luego de ese mal arranque de campaña.

Lo importante de la labor del derecho de los Medias Blancas fue que sirvió para reivindicar el pitcheo del equipo, así como el día anterior lo hizo Peavy, solo que en esta ocasión sí contó con el apoyo de los bateadores, que hicieron lo mínimo para respaldarlo y enrumbar la victoria de la novena, que tenía cinco derrotas en fila, su cadena más larga de la temporada.

La misión no era fácil para los muchachos de Robin Ventura, porque nada les había salido en esta serie y, además, no contaron con el mejor bateador del equipo, Paul Konerko, quien presentó molestias en el cuello.

Pero ante a ausencia de Konerko, Alex Ríos y Adam Dunn se hicieron cargo de la ofensiva del equipo para ligar en los momentos oportunos y con la mínima producción fabricar las carreras suficientes –cuatro- para obtener esta victoria y volver a colocar el récord del equipo en .500, luego de haber quedado por debajo de ese porcentaje tras la derrota del sábado.

El pitcheo, pese a sus variantes, que han sido pocas en este primer mes de campaña, se ha mantenido como el principal soporte de los Medias Blancas y se espera que así sea, pero se necesita que la ofensiva produzca un poco más, quizás no en cantidad sino en calidad, que ligue cuando hay corredores en las almohadillas y, especialmente, en posición anotadora. Ese ha sido el principal inconveniente hasta estos y recuerden, que aún así, todavía el equipo está luchando por el primer puesto de la tabla de posiciones en la División Central de la Liga Americana.

Los Medias Blancas pueden asaltar nuevamente el comando de la división ganándole la próxima serie que disputarán aquí en casa, en el U.S. Cellular Field, ante los Indios de Cleveland, en estos momentos los punteros de la llave, por un juego de diferencia. Así que con todo ante ellos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.