Bálsamo para cerrar agosto y la temporada

Los Medias Blancas están registrando el peor mes de la temporada en Agosto, al apenas contar con seis victorias en 21 juegos, dejándoles un porcentaje de triunfo de .286, el más bajo en un mes para ellos en lo que va de campaña.

Las razones para el bajón que ha tenido el equipo pueden son varias: un staff de lanzadores que ha sido mediocre, con una efectividad colectiva de 5.81 -la peor en mes para los Medias Blancas-, la ofensiva ha decaído un poco en las últimas semanas, registrando, en los 21 juegos que se han disputado en Agosto, apenas 74 carreras y 176 hits, acumulando un porcentaje de embasado de .299.

De las deficiencias del pitcheo ya hemos hablado en demasía en post anteriores, señalando la inconsistencia del bullpen como el factor principal de que el equipo esté fuera de la contienda por avanzar a la postemporada, aún cuando matemáticamente todavía haya opciones, pero hay que ser realistas.

Sin embargo, vamos a hacer una mención rápida para no olvidarnos de lo maltrecho que ha estado el pitcheo en general del equipo, especialmente en este mes de agosto Los abridores en este lapso tienen una efectividad de 4.81 -solo superada por la de abril que fue de 5.10-, mientras que los relevistas presentan un promedio de carreras limpias permitidas por cada nueve entradas de 8.05 -el peor en cualquier mes de la temporada para ellos y el peor en lo que va de temporada para un equipo en cualquier mes-.

Vamos a dejar hasta ahí lo del pitcheo, que como lo demuestran los números sigue siendo el principal factor del terrible Agosto que viven los Medias Blancas. De lo que queremos hablar en este post es de cómo la ofensiva ha bajado su rendimiento y el por qué de esta de situación.

Sin ser simplistas, ni querer señalar a un jugador en específico por esa baja producción del equipo en este mes, hay que decir que en gran medida la disminución en la potencia ofensiva de los Medias Blancas tiene que ver con la ausencia de Adam Eaton en la alineación.

Eaton, quien este año se convirtió en ese primer bate por excelencia que estaba buscando la organización de Chicago desde hace años, ha sido ese catalizador en la alineación del equipo cada vez que ha estado en acción, no en vano cuando ha estado saludable los Medias Blancas fabrican 4.22 carreras promedio por juego, mientras que cuando él ha estado lesionado -se ha perdido 36 juegos- el conjunto hace 4.19 carreras.

Quizás, esa estadística no diga mucho, por lo que pudieran pensar que estamos exagerando con la importancia que le damos a Eaton dentro de la alineación del equipo. Sin embargo, aquí tenemos más detalles para respaldar cómo el impacto del jardinero central de nota en el equipo, tanto cuando él está en acción como cuando no.

El porcentaje de embasado de los Medias Blancas en la temporada es de .314 -décimo en la Liga Americana-. Cuando desglosamos ese porcentaje nos damos cuenta que con Eaton el equipo tiene un OBP de .338, mientras que sin él es de apenas .299. Ahora si vemos algo significativo, ¿no?

¿Por qué esa diferencia es tan importante? Pues, es tan importante porque para fabricar carrera hay que embasarse y la posibilidad de que se fabriquen más o menos carreras está íntimamente relacionada a la frecuencia en la que logres colocar corredores en las bases. No en vano los equipos con el mejor porcentaje de embasado (Tigres de Detroit y Atléticos de Oakland) son lo que lideran la liga en carreras anotadas.

Ahora, para explicar por qué la diferencia entre las carreras que hace el equipo con Eaton y sin él es tan estrecha les debo decir que eso se debe a que la muestra con Eaton jugando es mayor (94 juegos) a la de él fuera de acción (36). Eso hace que su ausencia no se refleje a simple vista en cuanto a la producción de carreras. Vale la pena también señalar que entre esos 36 encuentros en los que Eaton no ha visto acción este año, los Medias Blancas tiene dos juegos de diez o más carreras, uno de 16 y otro de diez. Quizás piensen que al ser solo dos no afecta mucho ese 4.19 carreras por juego que tienen los Medias Blancas sin Eaton en el line up, pero al ser tan pequeña la muestra sí incide. Aquí un ejemplo, si reemplazamos esos dos juegos y decimos que en vez de 16 y 10 Chicago hizo 4 y 5, para poner la media de carrera por juego que tiene el equipo este año, pues al cambiar esas registros el porcentaje de anotaciones por encuentro que tuvieran los Medias Blancas sin Eaton en esta campaña sería de 3.77, una diferencia más evidente, ¿verdad? Ese es el punto que le queríamos demostrar.

El regreso de la lista de lesionados de Eaton, quien fue activado para el juego de hoy, primero de la serie de tres ante los Indios de Cleveland, en el U.S. Cellular Field, debe ayudar a los Medias Blancas a reactivar su producción ofensiva y a salvar lo que resta de este mes de Agosto, que para los Medias Blancas son siete juegos -los tres con los Indios y cuatro con los Tigres de Detroit-.

Eaton pudiera ser ese bálsamo que necesitan los Medias Blancas, no solamente para cerrar de une mejor manera Agosto, sino también para tener un mejor final de campaña y cerrar esa brecha entre las victorias (59) y las derrotas (71), que hasta el momento se ha abierto a 12 juegos por debajo de .500, la mayor diferencia en toda la temporada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: