Vergonzoso desempeño

Durante toda la temporada, el bullpen de los Medias Blancas se ha encargado de regresarnos a la realidad cada vez que la ilusión y la aspiración de competir por un puesto en la postemporada irrumpe en nuestra coraza de mesura y objetividad.

Lo hecho por el staff de relevo de este equipo el domingo fue otra muestra de ello, pero una horrible, una que a cualquiera le arrebata el aliento y le rompe el corazón, así como cualquier halo de esperanza.

En el tercer encuentro de la serie de tres, ante los Mellizos de Minnesota, el bullpen de los Medias Blancas mostró su peor cara, y vaya que en esta temporada ya habíamos visto unas bastante malas. Pero lo del domingo no tiene parangón.

Los apagafuegos de Chicago permitieron 15 carreras y 18 hits cuatro entradas de labor, arruinando otra buena actuación de José Quintana y la posibilidad del triunfo del equipo, que buscaba ganar su tercera serie de forma consecutiva y mejorar su récord a 55-57. Pero que va, el bullpen volvió a arruinar el momento.

Esa fue apenas la tercera vez en la historia de la franquicia que el bullpen permite 15 carreras en un juego, las dos primeras fueron en 1923 y en 1936.

Lamentablemente este último descalabro del equipo no debe ser una sorpresa, aunque su magnitud pueda rebasar cualquier escenario previsto.

El cuerpo de relevo de los Medias Blancas ha sido uno de los más deficientes de esta temporada, en Grandes Ligas -quinto peor en efectividad 4.33-. Su inconsistencia ha sido tal que el manager del equipo, Robin Ventura, no ha contar con roles definidos por muchos períodos, aunque las lesiones también han afectado, pero no es excusa.

Dentro del bullpen del equipo no ha habido ni de cerca lanzadores infalibles, pese a que por momento, muy cortos, pareciera uno que otro, pero solo como una ilusión.

En un primer momento el problema era el descontrol, la incapacidad para dominar la zona de strike y atacar a los bateadores, algo que se ha mejorado, pero no del todo. El equipo es el que más bases por bolas ha dado en esta campaña en las mayores (175). Junto a esa incapacidad de tirar strike estuvo y ha estado presente la incompetencia para preservar las ventajas del equipo, dejando escapar al menos 17 de ellas, lo que se refleja en los 17 blown saves que acumula y que son la tercera mayor cantidad en Grandes Ligas, en este 2014.

Además, el equipo ha perdido 12 juegos luego de estar ganando por dos carreras o más luego del sexto inning, incluyendo tres cuando han tenido ventaja de cuatro en el octavo episodio.

Mostrando tan solo esas dos estadísticas, para no abrumarlos con el torrente de cifras que muestran lo nefasto del bullpen de los Medias Blancas, que por cierto también es el que más hombres permite que se le embasen por inning (1.48-WHIP) en la temporada, es fácil darse cuenta del por qué este bullpen genera desconfianza cada vez que entra en acción y del por qué este equipo no está en una mejor posición de la que se encuentra actualmente, cuarto en la División Central de la Liga Americana, con récord de 54-58, a nueve juegos de los Tigres de Detroit y a cinco encuentros y medio de los Azulejos de Toronto, en la lucha por el comodín.

Lamentablemente, el bullpen sigue siendo un trabajo en proceso.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: