Mejor arranque en la segunda parte

Las primeras dos semanas de la segunda parte de la campaña han sido similares a las dos primeras de la temporada para los Medias Blancas. La diferencia está en que en los diez juegos que ha tenido el equipo luego del Juego de Estrellas han dejado un mejor récord (6-4), a los diez iniciales del 2014 (5-5).

Sin embargo, la historia es muy parecida. En esta etapa post Juego de Estrellas la ofensiva de los Medias Blancas se ha mantenido produciendo a un buen y oportuno nivel, como lo ha hecho durante casi toda la campaña, salva uno que otro día. El pitcheo, especialmente el abridor, ha sido más consistente y efectivo. Mientras que el bullpen… bueno el bullpen ha continuado con sus inconsistencia.

La alineación de Chicago registró un promedio de bateo de .288 durante los primeros diez juegos de esta segunda parte. Además conectaron 19 dobles, tres triples y ocho jonrones; y anotaron 43 carreras.

Durante los primeros diez juegos de la fase inicial de la ronda regular, la ofensiva del equipo ligó para .287, con 17 dobles, dos triples y 15 cuadrangulares; y produjo 61 anotaciones.

Nada mal ha sido para el equipo mantener esa producción, en la que sin duda vemos similitudes y variaciones, que son obvias y propias de cada momento. Sin embargo, esto nos sirve también para ver la consistencia de la alineación del conjunto.

Ahora bien, la mayor variación y la razón por la en estas dos semanas de la segunda parte de la campaña los Medias Blancas mostraron un leve, pero, mejor récord que el de las dos semanas en el arranque de la campaña ha estado en el pitcheo. A continuación contrastaremos ambos períodos.

En la decena de encuentros de los ChiSox, luego del Juego de Estrellas, el pitcheo registró una efectividad de 3.64, permitiendo 85 hits, 36 anotaciones limpias, otorgando 26 bases por bolas y ponchando a 78. Ese es el acumulado de 89 episodios de trabajo.

En los primeros diez encuentros de la campaña, el staff de lanzadores encajó una efectividad de 5.22, con 97 hits aceptados, 51 carreras limpias permitidas, 38 bases por bolas concedidas y 7o ponches. Eso en 88 entradas de labor.

Esa diferencia, esa variación explica por qué los Medias Blancas han tenido mejor resultado en las primeras dos semanas de la segunda parte de la campaña, en relación a los primeros diez juegos de la primera.

-

Curiosidad

El receptor de los Medias Blancas, Tyler Flowers, ha tenido el mismo inicio caliente en la segunda parte de la campaña, que en la primera.

En los siete encuentros que Flowers ha disputado, luego del Juego de Estrellas, registra promedio de .522, con cinco dobles, un jonrón y siete carreras remolcadas. Mientras que en los primeros siete duelos de la campaña tuvo average de .478, con un tubey, un cuadrangular y cuatro producidas.

-

Nuevo jonronero

El cubano, Adrián Nieto, se estrenó como jonronero en Grandes Ligas, el pasado domingo, en el encuentro final de la serie de cuatro  ante los Mellizos de Minnesota.

Nieto, quien es el segundo receptor del equipo, conectó su primer cuadrangular en Grandes Ligas ante el derecho, Casey Fien. Eso fue en el octavo inning.

El careta ahora podrá parar las mofas que continuamente le hacia su compañero, Moises Sierra, por ser el único jugador del equipo que no tenía jonrones.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: