Listos para competir

Durante el frío invierno hubo un cambio de aires dentro de los Medias Blancas de Chicago, que registraron un movimiento en su gerencia, que también significó un cambio en la visión de estructurar al equipo para competir en la División Central de la Liga Americana, contra los blindados Tigres de Detroit, los reforzados Reales de Kansas City y los renovados Indios de Cleveland.

 

La asunción de Rick Hahn a la gerencia general de la novena, en lugar de Kenny Williams, representó una sutil pero marcada transición ideológica en el que conjunto que por segundo años de forma consecutiva dirigirá Robin Ventura.

 

La fórmula de Hahn para estructurar a los Medias Blancas de este 2013 fue sencilla: darle profundidad al pitcheo, al recontratar a Jake Peavy y al traer a Matt Lindstrom, y proveerle un obrero a la alineación ofensiva y a la defensa, con la adición de Jeff Keppinger.

 

El nuevo gerente, al igual que Ventura, es un fiel creyente de esa máxima que señala que para ganar juegos lo que hay es que pitchear bien, defender sólidamente y batear con oportunismo.

 

“Mi prioridad siempre es el pitcheo, porque no conozco un equipo que haya podido ganar o competir sin pitcheo. Además en nuestra división, donde hay tanta ofensiva, es el pitcheo el que puede marcar diferencia y el que nos puede ayudar a ganar”, dijo Hahn cuando presentó a los Medias Blancas de Chicago de este 2013, en el Fanfest.

 

Será responsabilidad del joven zurdo, Chris Sale, comandar ese staff de lanzadores de los ChiSox, luego de registrar una sólida campaña, en el 2012, su primera dentro del cuerpo de abridores, tras haberse desempeñado como relevistas en sus dos primeras temporadas en Grandes Ligas.

 

Sale viene de liderar al equipo en triunfos (17), efectividad (3.05) y en ponches (192) estuvo a dos de dominar también ese renglón, que al final se llevó Peavy, quien será uno de los guardaespaldas del zurdo junto a Gavin Floyd, José Quintana y la combinación de Héctor Santiago y Dylan Axelrod, quienes estarán supliendo la ausencia del lesionado John Danks.

 

“Para este año me he preparado mejor, con más trabajo físico para aguantar toda la temporada y ayudar al equipo a ganar”, dijo Sale, quien será el abridor del Opening Day, el primero de abril, ante los Reales de Kansas City, en el U.S. Cellular Field de Chicago. “Con la experiencia de la temporada pasada creo que puedo hacer mejor las cosas este año”, agregó.

 

Ese quinteto será el que tenga la responsabilidad de iniciar los encuentros y de mantener a los rivales a raya hasta transferirle la carga al pitcheo de relevo, en el que estarán Addison Reed –cerrador-, Nate Jones, Donnie Veal y el que pase al bullpen entre Santiago y Axelrod. Todos ellos ahora con un año más de experiencia y curtidos de la competencia que enfrentaron en el 2012.

 

A ese grupo lo estarán guiando Matt Thornton, Jesse Crain y Matt Lindstrom.

 

“Tenemos un estupendo staff de pitcheo, en el que hay muchos jóvenes que ya tienen experiencia y saben cómo hacer las cosas, luego de que en la temporada pasada les tocara aprender en plena competencia”, expresó Ventura.

 

En medio de la aparente solidez del cuerpo de lanzadores de los Medias Blancas también hay algunas incógnitas, que serán despejadas durante la campaña y que tienen que ver con la durabilidad tanto de Sale como de Peavy y Quintana, al igual que con la consistencia de Floyd y el regreso de Danks o, en su defecto, la responsabilidad que tendrán Axelrod y Santiago de suplirlo. Esto en cuanto a los abridores.

 

En lo que tiene que ver con el relevo la mayor y quizás única duda es si Reed podrá superar los baches que tuvo en su rendimiento al final de la temporada pasada, cuando fue bateado con facilidad.

 

Ofensiva de ajustes y alternativas

El siguiente aspecto que soporta la ideología con la cual Hahn estructuró a la novena del Sur de Chicago para esta campaña tiene que ver con la ofensiva, el área que lideró y condujo al equipo a estar durante 117 días en el primer lugar de la División Central de la Liga Americana, en el 2012.

 

El gerente general, haciendo un uso calculado de los recursos financieros del equipo, no se hizo de grandes nombres para suplir las necesidades de los Medias Blancas.

 

En ese sentido la mayor adquisición fue la de Jeff Keppinger, quien llegó a la organización para proveerle mayor habilidad y profundidad en los fundamentos ofensivos a la alineación que se planteé Ventura.

 

“Keppinger es ese jugador que nos puede funcionar como Marco Scutaro le funcionó a los Gigantes de San Francisco el año pasado y ya todos sabemos lo que hicieron los Gigantes (fueron los campeones). Jeff es un bateador que pone a bola en juego, que se embasa y se poncha poco, que sabe hacer lo necesario para ayudar al equipo a hacer carreras y a ganar”, explicó Hahn.

 

Keppinger será el reemplazo de Kevin Youkilis, a quien los Medias Blancas obtuvieron a mitad de campaña y a quien dejaron ir en la agencia libre.

 

El utility, quien se desempeñará principalmente como tercera base y segundo bate, viene de registrar su mejor año en Grandes Ligas, con los Rays de Tampa Bay, al ligar para .325, con nueve jonrones, 40 carreras remolcadas y porcentaje de embasado de .367.

 

“Creo que Keppi nos dará muchas oportunidades de hacer jugadas y de crear situaciones para hacer carreras”, expresó Ventura.

 

La ausencia que los Medias Blancas no pudieron suplir con alguna contratación en este invierno fue la del receptor A.J. Pierzynski, quien se fue a los Rangers de Texas a través de la agencia libre.

 

No será fácil encontrarle sustituto ofensivo a Pierzynski, quien era el tercer zurdo en la alineación titular de Ventura, en el 2012. Pero los patiblancos confían en que este es el momento para que florezca el talento de Tyler Flowers, receptor que adquirieron como pieza central del cambio que realizaron en el 2009 con los Bravos de Atlanta, equipo al que enviaron a Javier Vázquez.

 

Cubriéndole las espaldas a Flowers estará el venezolano Héctor Giménez, quien puede batear a los dos lados y los Medias Blancas piensan que además de como cátcher suplente lo pueden emplear como emergente, primera base o jardinero, cuando haga falta.

 

“Nosotros sabemos que Tyler se va a ponchar más y que quizás no va a tener el promedio de A.J., pero confiamos en que él puede dar más jonrones y mantener un buen porcentaje de embasado, con más bases por bolas”, argumentó Hahn.

 

Chicago espera que Paul Konerko, el capitán del equipo, tenga un repunte con su bate, luego de caer en horas bajas durante la segunda mitad de la campaña anterior, afectado por molestias en sus piernas y en su muñeca izquierda, en la que presentaba astillas de huesos.

 

La misma esperanza de resurgir tiene el equipo con el campocorto, Alexei Ramírez, quien no rindió en la campaña anterior al nivel que lo venía haciendo.

 

La consistencia que puedan presentar Alex Ríos, quien viene de su mejor temporada en Grandes Ligas (25 jonrones, 91 carreras remolcadas y .304 de promedio), y Adam Dunn, el Regreso del Año en la Liga Americana en el 2012, tras dar 41 cuadrangulares e impulsar 96 carrera, será fundamental para los Medias Blancas, que contaron con ellos como piezas estelares en la campaña pasada.

 

Dayán Viciedo y Alejandro De Aza tendrán que ratificar el nivel mostrado hace un año. En el caso del cubano debe seguir avanzando en su desarrollo como slugger, mientras que el dominicano está en la obligación de fungir nuevamente como la chispa del equipo.

 

Gordon Beckham es la mayor incógnita en la ofensiva de Ventura, ya que el segunda base no ha podido rendir con su bate en las últimas tres campañas y ya el tiempo y la paciencia del equipo, que ya tiene listo a Carlos Sánchez en ligas menores, pudiera estar llegando a su fin.

 

Línea central de primera

La tercera base ideológica de Hahn en la construcción de los Medias Blancas para esta temporada es la defensa.

 

La línea central del equipo luce fortalecida con el establecimiento de Flowers como el cátcher de todos los días, al presentar él mejores argumentos para mantener a raya a los rivales cuando estén en las bases, al tiempo que muchos de los lanzadores de los Medias Blancas se sienten más confiados con él a la hora de lanzar bajito y de mezclar sus pitcheos.

 

Alrededor de la segunda almohadilla, con Alexei Ramírez y Gordon Beckham, Chicago cuenta con dos fildeadores que abarcan mucho terreno, que se entienden muy bien y que en las pasadas temporadas han sido de las mejores parejas en ese cojín.

 

De Aza será el responsable de defender la pradera central, una misión que mostró en la temporada anterior que la puede llevar adelante exitosamente, por su velocidad y alcance.

 

Defensivamente la aparente debilidad de los Medias Blancas estaría en la primera base, posición que se encargarán de custodiar Adam Dunn y Paul Konerko, dos jugadores con limitaciones en sus movimientos laterales.

 

La gran pregunta de Hahn en este equipo que construyó, es si con lo que tiene, aún funcionando a la perfección, puede competir con los todopoderosos Tigres de Detroit.

 

“Es difícil, porque ellos tienen un muy bien equipo, pero el año pasado nosotros tuvimos muy cerca de vencerlos, si jugamos bien lo podríamos hacer este año, para eso nos preparamos y, una vez más, tenemos el pitcheo para competir con cualquier ofensiva”, dijo el gerente general.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: