Hechos de rivalidad

Chicago.- Cada vez que los Medias Blancas juegan contra los Cachorros de Chicago la tensión y el deseo de ganar es mayor, para demostrar quiénes son los que tienen la supremacía en la ciudad.

Esa motivación hace que la intensidad de los encuentros, siempre aderezados por la pasión de los aficionados, se incremente considerablemente y generando hechos siempre anecdóticos, así como circunstancias curiosas.

En el primer juego de este 2012 ante los Cachorros hubo de todo un poco. Lo primero y más significativo, más allá de la victoria, fue el pelotazo que recibió Paul Konerko en el lado izquierdo de su rostro, un poco más arriba de su ojo.

Ese acontecimiento puso la tensión al máximo en el Wrigley Field. Y es un pelotazo en la cara o en toda la zona de la cabeza no es cosa de juego. Por fortuna los primeros reportes médicos fueron favorables para Paulie, quien salió del encuentro de pie y aplaudido por todos los aficionados que asistieron al estadio, tanto seguidores de los Cachorros como de los Medias Blancas.

Posteriormente hubo una extraña jugada en la segunda base, luego de una conexión de David De Jesús hacia al jardín izquierdo, en donde Dayán Viciedo, quien entró al juego por Konerko, tomó la bola y realizó un potente disparo a la segunda base para evitar que el bateador de los Cachorros llegara hasta esa almohadilla. Lo curioso fue que en la acción, en la que De Jesús había llegado al cojín antes de ser tocado pot el guante de Gordon Beckham, ambos jugadores chocaron y al salir de la base el corredor fue decretado out. Lo extraño de la acción es que De Jesús se salió de la almohadilla por el impacto con el camarero, que lo arrolló con todo su cuerpo.

Esa jugada fue discutida por el manager de los Cachorros, Dale Sveum, quien al final fue expulsado del encuentro, por su reclamación.

En el ambiente todavía estaba pendiente el pelotazo de Konerko, a lo que los Medias Blancas, por esos códigos no escritos del beisbol, pero que para nadie son secretos, iban a responder y ciertamente lo hicieron, pero sin mucha puntería.

El abridor del equipo, Phil Humber, le lanzó un pitcheo a Bryan LaHair, el mejor bateador de los Cachorros, a la cabeza, pero lo falló. Para los registros quedará como una bola o como dijo el propio pitcher, un envío que se le salió de las manos. Pero nadie cree eso. La intención, obvia, era la de tomar retaliación por ese golpe que recibió Konerko, el capitán de los Medias Blancas, por parte de Jeff Samardzija. Pero simplemente no se pudo, eso no quiere decir que la historia esté sellada, de seguro vendrán más capítulos, estos solo fueron los primeros de este 2012 en la rivalidad de Chicago.

Veremos que sucede hoy.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: