La redención de Alex Ríos

Chicago.- Durante toda la temporada Alex Ríos ha batallado por conseguir un momento grande, por lograr un juego, un swing que lo reivindique, que lo haga olvidar y a los aficionados también, al menos por 24 horas, lo decepcionante de su rendimiento. Ese día, ese juego, ese instante, ese swing pudo haber sido hoy.

El jardinero central de los Medias Blancas de Chicago se convirtió en el héroe del encuentro de esta tarde, ante los Indios de Cleveland, al conectar un grand slam en el décimo inning para darle la victoria al equipo.

Para Ríos fue el primer batazo para acabar un juego esta temporada, y su cuadrangular fue el número diez de la campaña.

El puertorriqueño pasó de ser el villano en el encuentro, ya que en sus primeros cuatro había fallado, incluso en una situación similar a la del décimo inning, pero en el primero. Sin embargo, al final le volvió llegar el turno grande y pudo responder, logró darle este triunfo a los Medias Blancas en un encuentro realmente agriodulce para el conjunto, especialmente para su ofensiva, que tuvo en cinco ocasiones las bases llenas con menos de dos outs y solamente aprovecharon la última, con el jonrón de Ríos; además forzaron el extra inning, tras dejar a 15 hombres en las bases en los primeros nueve episodios.

El recorrido de las bases por el jardinero central de los Medias Blancas fue de gran gozo, disfrutando su momento, su reencuentro con ese oportunismo que se suponía saldría de él durante esta campaña, así como sucedió en la anterior.

En home lo esperaron todos sus compañeros, quienes apenas vieron la conexión que Ríos hizo con la bola salieron a celebrar. Cuando él pisó el plato se desató una fiesta, que más bien parecía el ascenso de un caído, la redención de oprimido, y es que buena medida, Ríos ha estado preso en sí mismo, frustrado por su actuación en el 2011. Lo bueno es que finalmente le llegó su momento, su gran momento, aunque solo haya sido por un día.

Mañana regresará al terreno y la línea de producción del puertorriqueño: .222 de promedio al bate, con diez jonrones y 40 carreras remolcadas, se volverá a ver pobre, pero por lo menos se tendrá presente la alegría y la liberación que encontró hoy con ese grand slam, el tercero en la temporada para la ofensiva Medias Blancas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: