ChiSox en la historia de los Juegos de Estrellas

Chicago.- Aprovechando que hoy es el Juego de Estrellas, voy a dedicar este post a lo que ha sido la historia de los Medias Blancas de Chicago y sus representantes en los clásicos de mitad de temporada.

No podemos comenzar de otra forma que señalando que el primer Juego de Estrellas de Grandes Ligas se realizó en la antigua casa de los ChiSox, el viejo Comiskey Park. Eso fue en 1933, cuando MLB decidió crear el evento para medir fuerzas entre la Liga Nacional y la Liga Americana y brindarle un espectáculo llamativo a la afición, más allá de los encuentros de la ronda regular.

Los Medias Blancas volverían a ser sedes del evento en tres oportunidades más, que fueron: 1950 y 1983, igualmente en el Comiskey Park y en el 2003, ya en el nuevo estadio, el U.S. Cellular Field.

El primer pelotero de la organización que actuó en un clásico de mitad de temporada fue el jardinero y hoy miembro del Salón de la Fama, Al Simmons, en 1933, en la primera edición del certamen.

Hasta 1936 todos los representantes de los ChiSox que habían asistido al Juego de Estrellas habían sido bateadores. Ese año, sin embargo, Vorn Kennedy estuvo presente  como lanzador, aunque no vio acción.

La primera vez que un pitcher realizó un envío en este tipo de eventos fue Eddie Smith, en 1941. Fue él, por cierto, quien logró la primera victoria en representación de la organización en un Juego de Estrellas. El hecho se produjo, igualmente, en ese año, en el que tuvo una labor de dos innings, en los que aceptó dos hits y dos carreras; ponchó a dos hombres.

En la historia de los Medias Blancas, además de Smith, los únicos que han logrado obtener victorias en un clásico de mitad de temporada son: Early Wynn (1958), Ray Herbert (1962), Jack McDowell (1993), James Baldwin (2000) y Mark Buehrle (2005).

Las mejores presentaciones para un lanzador del equipo en Juegos de Estrellas han sido la de Billy Pierce, quien es el que ha pitcheado en más clásicos, al hacerlo en cinco, en 1955 y la de Gary Peters, en 1967.

En 1955, Pierce trabajó por espacio de tres innings, en los que permitió un hit y ponchó a tres bateadores. Mientras que Peters, en 1967, pitcheó tres entradas perfectas, en las que ponchó a cuatro hombres.

Virgil Trucks, en 1954, logró el único juego salvado para un lanzador de los ChiSox en la historia de los Juegos de Estrellas. En esa oportunidad tuvo una labor de un inning, en el que dio un boleto.

De los 117 peloteros que los Medias Blancas han tenido como representantes en los clásicos de mitad de temporada, 42 han sido pitchers.

Entre los 75 bateadores está el primer latino en actuar en un Juego de Estrellas, se trata del venezolano, Alfonso “Chico” Carrasquel, quien lo hizo en 1951 (Aquí el link del post que hace un par de días escribimos acerca de su participación: http://wp.me/p1yZa7-9e35).

Las actuaciones más sobresalientes entre los bateadores de los Medias Blancas en el clásico de mitad de temporada han sido las de Simmons, en 1934, y la de Paul Konerko, en el 2002.

En 1934, Simmons conectó tres hits en cinco turnos, con dos dobles, tres carreras remolcadas y una anotada. Mientras que en el 2002, Konerko ligó dos hits, ambos dobles, en dos turnos al bate; además remolcó dos carreras.

En la historia de este evento los representantes ofensivos de los Medias Blancas solo han conectado dos jonrones. Frank Thomas fue el primero, en 1995, y Magglio Ordóñez el segundo, en el 2001.

El jugador de los ChiSox que más veces ha asistido al Juego de Estrellas con la camiseta de la organización es Nellie Fox, quien lo hizo en 12 oportunidades.

Nunca ha habido un Jugador Más Valioso del clásico de mitad de temporada en representación de los Medias Blancas, que además no tienen a un abridor en el line up, votado por los fanáticos, desde 1997, cuando Thomas fue electo como titular en la inicial. Ese año, sin embargo, una lesión le impidió actuar en el certamen de estrellas.

Los únicos que desde esa temporada han estado con el uniforme de los Medias Blancas cuando se da la voz de play ball son Esteban Loaiza, en el 2003, y Buehrle, en el 2005, ambos como pitchers abridores del equipo de la Liga Americana.

Este año los ChiSox estarán representados por Paul Konerko y Carlos Quentin, esperando poner en alto, con sus actuaciones, el nombre y orgullo de la organización.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: