Agrio, dulce y amargo

Denver.- Luego de haber perdido la primera serie de la temporada ante un equipo de la Liga Nacional, los Medias Blancas de Chicago se tomaron el día de descanso para viajar a Colorado, donde a partir de mañana y hasta el jueves se estarán midiendo a los Rockies.

Antes de entrar a lo que será esta interesante batalla de tres encuentros ante la novena de Colorado, vale la pena repasar lo que sucedió el fin de semana, más allá de las dos derrotas que el equipo sufrió ante el conjunto de los Nacionales de Washington.

De esa seria hay que rescatar el esfuerzo del equipo en los tres juegos, la entrega y disposición, una vez más, de Jake Peavy, la consistencia de Phil Humber y, lamentablemente, los persistentes problemas de la ofensiva para ligar de forma oportuna cuando tiene hombres en las bases, así como la irregularidad de Adam Dunn.

Comenzaremos por lo bueno, o por parte de ello, que fue esa capacidad de reacción, de batalla y lucha del equipo en el partido del viernes, cuando en cuatro oportunidades, del noveno hasta el decimocuarto inning, le quitaron el liderato a los Nacionales, para evitar ser derrotados. Algo que al final fue inevitable, por una combinación de causas: la ofensiva que dejó en base 13 hombres y que solo conectó un hit, de los 15 que tuvo, con corredores en posición anotadora, y el error fatal de Alexei Ramírez, en la entrada 14, que le abrió las puertas a los Nacionales.

El sábado se produjo la gran demostración de garra de Peavy, al entrar a la oficina del manager, Ozzie Guillén, y decirle que si lo necesitaban para lanzar como relevista contara con él, ya que sabía que el staff de apagafuegos de los Medias Blancas había quedado agotado y sin fuerzas, luego de la extensa jornada del día anterior.

Así fue, tras la lesión de John Danks, en el segundo inning del encuentro, a Guillén no le quedó otra opción que poner a trabajar como relevista, por primera vez en su carrera, a Peavy, quien realizó una gran actuación maniatando a la ofensiva de los Nacionales, a la que solo le permitió un hit en cuatro entradas, en las que además ponchó a siete hombres.

Mucho mérito y reconocimiento para Peavy, quien hace dos semanas durante su lesión en la ingle derecha, dijo que él estaba listo para ayudar al equipo en el rol que fuera, incluso de relevista. Pues ya lo hizo, y ¡enhorabuena!

También hay que darle crédito al relevista Brian Bruney, quien mantuvo el juego del sábado luego de la lesión de Danks y hasta que Peavy logró su proceso de preparación para entrar en él.

El día anterior, Bruney había sido utilizado por los Medias Blancas y no pudo ser efectivo, lo que sí logró en esta ocasión.

Pero luego de ese triunfo, que parecía impulsar al equipo para conseguir otra serie ganada ante los equipos de la Liga Nacional en lo que va de temporada, se volvió a sufrir con la ofensiva, que el domingo solamente le pudo dar una carrera de respaldo a Humber, quien estuvo en otro destacado trabajo, en el que solo permitió tres hits y estuvo sin aceptarle inatrapables a los Nacionales hasta el sexto capítulo.

En el séptimo lamentablemente falló en una ocasión, la única en todo el juego, y permitió un jonrón de Danny Espinoza, que puso el juego 2-1, suficiente para que el conjunto de Washington se llevara el triunfo y con él la serie en el U.S. Cellular Field.

En ese encuentro la ofensiva de los Medias Blancas dejó nueve hombres en las bases y de nuevo solo dio un hit con hombres en posición anotadora. Éste fue en el primer inning.

Esa improductividad de los maderos de los ChiSox ha atentado no solo contra los buenos trabajos de los abridores del equipo, si no con su rumbo en la temporada, ya que ha sido una situación que se ha repetido consistentemente y para la que no ha habido respuesta efectiva.

En la novena todos, desde el manager, Ozzie Guillén, hasta el designado, Adam Dunn, están conscientes de la situación y están trabajando en ella. Pero hasta el momento, nada que se ven los resultados positivos.

Quizás ahora en Colorado, donde la bola corre más y el parque tiene buenos callejones la suerte y el oportunismo comience a salir del lado de los Medias Blancas. Sin duda, es algo que se necesita.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: