Hay reacción

Chicago.- Bueno amigos ya no es una sino que
son dos las victorias de los Medias Blancas de Chicago en los dos últimos
juegos. ¿Quiere decir eso algo? Esperamos que sí, que sea el inicio de un buen y
largo momento.

El equipo ha
estado funcionando mejor, sin estar todavía al cien por ciento, pero por algo
se comienza.

Ganar los dos
primeros juegos en Nueva York, frente a los Yanquis, en esta serie de cuatro
encuentros, es sin duda un paso inmenso para ir saliendo de esa pesadilla que
se venía viviendo en las últimas 11 jornadas y en la que nada parecía estar
funcionando a favor de los Ozzie Boys, para muestra el récord de 1-10 antes de
arribar a la Gran Manzana.

En los dos
últimos días hemos visto como los abridores del equipo, primero Phil Humber y
luego Gavin Floyd, se han encargado de señalar el camino hacia el triunfo ante
una de las mejores ofensivas de Grandes Ligas, como es la de los Yanquis.

Pero eso no
es novedad, porque durante ese lapso en el que los Medias Blancas solo ganaron
uno de 11 juegos el pitcheo, salvo tres partidos, fue igualmente eficiente
(registraron efectividad colectiva de 4.86, incluyendo los tres encuentros en
los que permitieron siete o más carreras, sin ellos ese registro queda en 3.96).

Sin embargo,
lo que apreciamos lunes y martes fue algo casi excepcional por parte de los
pitchers del equipo, que en lo que va de serie apenas han permitido dos
carreras y siete hits. Nada mal.

Lo que ha
cambiado en el conjunto en los dos últimos días está en el aspecto ofensivo.

Haciendo solamente
lo mínimo necesario, los bateadores de los Medias Blancas han encontrado la forma
para producir con oportunidad y respaldar a sus lanzadores y en conjunto lograr
los dos triunfos que han conseguido de forma consecutiva, algo que no hacían
desde el nueve y diez de este mes ante los Rays de Tampa Bay.

Pero hablar
de un despertar ofensivo ahorita pareciera muy temprano, aún cuando ayer el
equipo dio diez hits por primera vez desde el jueves 21 de abril ante Tampa
Bay.

Mejor sigamos
dejando que los ajustes que están haciendo los muchachos de Ozzie Guillén
continúen para que en su momento sí afirmemos la definitiva reacción de los
maderos del equipo, que si bien en los dos últimos días han fabricado cinco
carreras de forma combinada para respaldar el buen trabajo de los lanzadores,
también hay que resaltar que solo han dado dos incogibles con hombres en
posición anotadora en 15 oportunidades.

Lo
importante, sin embargo, es que se está ganando y eso, en gran media, comienza
a hacer que todo vaya tomando su nivel más fácilmente. Además que regresa la
confianza.

De los dos
últimos encuentros también hay que destacar el trabajo que ha realizado Sergio
Santos, quien sin duda, ya tiene el rol de cerrador en sus manos, lo que le
comienza a dar estabilidad y forma al bullpen del equipo, que durante las dos
primeras semanas de la temporada falló por mala ejecución de pitcheos y por el
poco respaldo de su defensa.

Pero Santos
ha sido, por mucho, el mejor y más consiste relevista de los Medias Blancas en
lo que va de 2011, a tal punto que está perfecto en ocasiones para salvar (2-2)
y en 11 innings y dos tercios de actuación esta campaña no ha permitido
carreras.

Lo otro que
hay que resaltar es la labor que realizó anoche Brent Lillibridge, quien de
verdad fue el hombre que salvó el triunfo de los Medias Blancas 3-2 ante los
Yanquis.

Lillibridge
se ha ganado un puesto en el equipo por su versatilidad, ya que puede jugar
tanto en el infield como en el outfield, y ayer lo demostró con dos grandes
atrapadas.

La primera
acción fue ante un batazo de Alex Rodríguez, que capturó saltando en la zona de
seguridad y estrellándose contra la pared. La segunda, la que acabó el
encuentro, fue ante un batazo de Ronbinson Canó, en ella Lillibridge tuvo que
correr hacia adelante y lanzarse de cabeza a último momento para atrapar la
bola y evitar que los Medias Blancas fueran dejados en el terreno.

Así, con esas
pequeñas cosas que marcan grandes diferencias, como el ganar estos dos partidos
en fila, poco a poco se va saliendo de los malos momentos. ¿Quién dice que
quizás esas acciones no sean las que prenden la reacción un equipo?

2 comentarios

Lo de Lillibridge anoche fue realmente extraordinario, no solo porque significo el triunfo, realizando esas dos jugadas consecutivas, y la emoción de lo que representa la ultima jugada en ese momento, sino más importante aun, viene siendo la segunda victoria consecutiva ante uno de los equipos mas difíciles del baseball, y llegan en el peor momento que viven los patiblancos en toda la temporada, por lo cual pudiera significar el despertar del equipo y con mayor animo ya que las cosas están empezando a salir bien y parece que Santos sera el cerrador que tanto necesitan los del sur de Chicago. Todo esto supone un despertar que traiga el camino de la victoria y una estabilidad en el equipo que permita retomar la punta de la division central de la L.A. que esta mas pareja de lo que muchos pensaban hasta ahora y pareciera tener muchas sorpresas con juegos muy cerrados hasta Septiembre.
Esperemos que así sea y que los Ozzie Boys nos llenen de satisfacción como aquel inolvidable 2005.

Lo de Lillibridge anoche fue realmente extraordinario, no solo porque significo el triunfo, realizando esas dos jugadas consecutivas, y la emoción de lo que representa la ultima jugada en ese momento, sino más importante aun, viene siendo la segunda victoria consecutiva ante uno de los equipos mas difíciles del baseball, y llegan en el peor momento que viven los patiblancos en toda la temporada, por lo cual pudiera significar el despertar del equipo y con mayor animo ya que las cosas están empezando a salir bien y parece que Santos sera el cerrador que tanto necesitan los del sur de Chicago. Todo esto supone un despertar que traiga el camino de la victoria y una estabilidad en el equipo que permita retomar la punta de la division central de la L.A. que esta mas pareja de lo que muchos pensaban hasta ahora y pareciera tener muchas sorpresas con juegos muy cerrados hasta Septiembre.
Esperemos que así sea y que los Ozzie Boys nos llenen de satisfacción como aquel inolvidable 2005.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: